Bolivia denuncia genocidio disimulado por acaparamiento de vacunas contra el Covid-19

"Si no vacunamos a todo el mundo estamos permitiendo que el virus se propague, mute y nos afecte a todos", advirtió el ministro de Salud, llamando a sus colegas de Latinoamérica a denunciar "esta crisis de egoísmo".

El Gobierno de Bolivia calificó este miércoles como “genocidio disimulado” al acaparamiento de vacunas contra el covid-19 por parte de los países más desarrollados, atribuyéndolo a un modelo capitalista desvergonzado.

“Esta día debemos denunciar al mundo el genocidio disimulado que impone sobre nuestros pueblos el capitalismo inverecundo”, afirmó el ministro de Salud, Jeyson Auza, en un discurso pronunciado con motivo del Día Mundial de la Salud.

La denuncia puso al Gobierno de Luis Arce a la ofensiva ante las críticas desatadas en el país por una imprevista escasez de vacunas en el inicio de una largamente anunciada campaña de inmunización general contra el nuevo coronavirus, causante del covid-19.

Bolivia tenía previsto disponer de al menos 2 millones de dosis de vacunas contra el covid-19 para el arranque de la vacunación general, pero dispone efectivamente de la cuarta parte de esa dotación, por fallas que atribuyó a los proveedores.

ACAPARAMIENTO

“¿Cómo es posible que menos de 10 países desarrollados hayan acumulado más de 80 por ciento de las vacunas? Éste es el mayor examen moral que la humanidad está rindiendo y estamos aplazando”, cuestionó Auza en el acto, al que asistió la enviada de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Alma Morales.

El ministro consideró “una estupidez” que la pandemia sea enfrentada individualmente por los países y no por la humanidad en conjunto.

“Si no vacunamos a todo el mundo estamos permitiendo que el virus se propague, mute y nos afecte a todos”, advirtió, llamando a sus colegas de Latinoamérica a denunciar “esta crisis de egoísmo”.

Ante los tropiezos de la vacunación en Bolivia, Auza sugirió que el acaparamiento practicado por los países desarrollados sería una de las causas por las cuales el país no podía contar, en los plazos acordados, con las dosis que compró “oportunamente”.

“Hemos suscrito convenios, los hemos firmado, pero parece que nuestros dólares no sirven frente a los dólares de otros países poderosos para garantizar las vacunas hemos pagado con recursos económicos soberanos”, dijo.

Según anuncios oficiales previos, Bolivia prevé recibir hasta 16 millones de vacunas contra el covid-19 hasta mediados de año, de las cuales 5,1 millones han sido comprometidas por el mecanismo global Covax, incluidas 228.000 ya recibidas por el país.

Otras casi 11 millones de vacunas fueron compradas directamente a los fabricantes.

Hasta el pasado fin de semana, Bolivia había recibido casi 1 millón de dosis, de las cuales destinó la mitad al personal sanitario y programó el resto para el arranque de la vacunación general a partir del lunes pasado. (Sputnik)

zzz/caq/mjf

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.