“La gente asume que los anticonceptivos siempre son inofensivos y eso es falso”

La directora de la Escuela de Química y Farmacia de la Universidad de Valparaíso y especialista en seguridad de medicamentos, Yanneth Moya, habla de las consecuencias que estas pastillas tienen.

“Los anticonceptivos sí requieren receta médica, porque, al igual que cualquier medicamento, tienen un principio activo. En este caso son hormonas, que es capaz de provocar efectos colaterales”, señala la química farmacéutica Yanneth Moya, directora de la Escuela de Química y Farmacia de la Universidad de Valparaíso y especialista en seguridad de medicamentos.

La académica, reconoce que la actual normativa del Instituto de Salud Pública (ISP) explicita que estos medicamentos son de venta bajo receta médica (no retenida), sin embargo, en la práctica esto no ocurre.

“El espíritu de la normativa apunta a que las pacientes que estén usando anticonceptivos puedan controlarse al menos una vez al año. De esta manera se evalúa la eficacia y la seguridad del medicamento. Y en esto quiero ser enfática, porque la comunidad asume que los anticonceptivos siempre son inofensivos y eso es falso”, advierte.

“Los anticonceptivos en ocasiones presentan efectos secundarios, por lo cual es necesario el control médico, que puede ser anual o semestral, dependiendo de la paciente. Esta evaluación incluye exámenes de sangre, la prueba de Papanicolau y las mamografías, entre otras. Este análisis debemos realizarnos periódicamente todas las mujeres, de manera de asegurarnos de que el fármaco sea seguro en la paciente y eficaz en el control de la natalidad”.

Medicina reproductiva

Respecto a las políticas de salud pública en relación a la anticoncepción aplicadas en el país, la académica señala que hay tareas pendientes.

“Es cierto que el exigir la receta médica puede parecer un obstáculo y que limita el acceso a los anticonceptivos a quien lo requiera, especialmente en estos momentos de pandemia. No obstante, debemos entender de que estos medicamentos ocasionan efectos sistémicos en el organismo, los que pueden incluso llegar a ser nocivos”, sostiene.

La farmacéutica agrega que los anticonceptivos no son excipientes que tengan nula respuesta en nuestro organismo. La académica llama a ser responsables, realizar controles para evaluar si el fármaco es el indicado para la paciente y evitar la automedicación.

Anticonceptivos de emergencia

Por otra parte, Moya hizo notar que para los anticonceptivos de emergencia no se requiere receta médica. Esto ha provocado un uso riesgoso de este medicamento por parte de las usuarias.

“También debemos llamar la atención sobre esto, porque la píldora del día después contiene altas dosis de hormonas. Debido a que se implementó esta política sin la educación suficiente para las usuarias, estamos observando actualmente un mal uso e incluso un abuso de este fármaco en algunas pacientes. Hay quienes han tomado estás píldoras hasta tres veces en un mismo mes o ciclo, en forma rutinaria”.

Asimismo, señala que “esta elevada carga de hormonas podría traer graves consecuencias en pacientes sin su evaluación periódica. Las usan no como un método de emergencia, sino como un método anticonceptivo, es decir, de manera frecuente en un mismo ciclo. En estas personas podríamos encontrar alteraciones hepáticas o de otra índole, debido a la alta cantidad de hormonas que están administrándose, en forma mensual”.

La académica insistió que ante cualquier duda sobre medicamentos las personas pueden consultar con el químico farmacéutico de su farmacia más cercana. “Los químicos farmacéuticos y las químicas farmacéuticas son personal de salud. Para ayudarlos en sus dudas con medicamentos no cobran y las personas no necesitan comprar algo para ser atendidos. Cada farmacia en funcionamiento debe contar con este profesional, ya que es la forma de garantizar que las farmacias son centros de salud y no unidades de comercio”, advierte Moya.

Oficio del ISP

Finalmente, Yanneth Moya, al recibir la noticia publicada esta mañana respecto a que el ISP ofició a las farmacias flexibilizar la venta de anticonceptivos, por lo cual no se verán obligadas a exigir la prescripción médica, señaló que “en estos momentos es inoportuno exigir receta médica para adquirir los anticonceptivos, dadas las medidas de restricción de desplazamiento y cuarentena vigentes en gran parte del país. Pero llamo a las mujeres a ser responsables con su salud y controlarse con su médico frente a eventuales reacciones adversas que pueda provocar la administración de estos medicamentos, obviamente cuando las condiciones sanitarias así lo permitan. El monitoreo es muy importante, porque los efectos adversos se manifiestan a largo plazo”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.