Mujeres tienen más del doble de probabilidad de sufrir violencia sexual en sus escuelas

Este es uno de los múltiples resultados expuestos por Fundación Semilla en su Seminario sobre Violencias de Género en Contextos Escolares.

Las mujeres poseen más del doble de probabilidades de sufrir violencia sexual en establecimientos escolares, en comparación a sus pares hombres. Así lo determinó un estudio realizado por la Fundación Semilla, en conjunto con el Instituto de Derechos Humanos (INDH).

Durante la jornada de este viernes, se unieron en la transmisión del Seminario de presentación del Segundo Estudio sobre Violencias de Género en Contextos Escolares. La convocatoria se realizó vía Zoom y paralelamente en Youtube.

La investigación involucró la participación de 1095 estudiantes provenientes de 6 regiones del país y visibiliza una realidad preocupante: el derecho a recibir una educación libre de discriminación y violencia sigue siendo un ideal y se encuentra muy lejos de materializarse en el contexto escolar chileno.

En este sentido, Marcia Tijero, investigadora y redactora de la Unidad de Estudios del INDH. afirma que “si nosotros queremos generar cambios profundos en las relaciones de género y cambios en los estereotipos, un grupo de especial relevancia son los niños, niñas y adolescentes”.

Los resultados

La violencia de género es un problema transversal en nuestra sociedad. El estudio realizado a fines de 2019, y que se enmarca en el Informe Anual sobre la Situación de los Derechos Humanos en Chile del INDH, permite profundizar sobre ello.

Las mujeres poseen más del doble de probabilidades de sufrir violencia sexual en establecimientos escolares, en comparación a sus pares hombres. Es decir, una estudiante, solo por el hecho de ser mujer, tiene 210 veces más probabilidades de recibir violencia sexual.

En la misma línea, “se pudo observar que uno de cada dos estudiantes que tienen o han tenido una relación de pareja, declaran haber sido víctima de violencia de parte de su pareja”, cuenta Rhonny Latorre, investigador y sociólogo de Fundación Semilla.

Otro preocupante resultado es la extendida deslegitimación de los mecanismos institucionales para la resolución de problemas. Sólo el 7,1% de las y los estudiantes que declararon haber vivido alguna situación de violencia y/o discriminación recurrió a ellos y de éste grupo más de la mitad (53,8%) señala que no se tomaron medidas al respecto. Para la fundación, esto habla de la profunda desconexión que sigue existiendo entre las experiencias del mundo adulto y del mundo juvenil en la escuela.

“Cualquier estudiante que enfrenta la violencia en contexto escolar se le ve impedido su derecho a la educación” señala Mary Guinn Delaney, asesora regional de Educación para la Salud y el Bienestar de la Unesco. 

En ese sentido, Amanda Galvéz declara que “no nos sorprenden los resultados. Pero es indispensable transformar la educación y las políticas que regulan la convivencia en los espacios educativos”.

Revisa el estudio completo aquí

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.