Médicos pidieron al opositor ruso Navalny que abandone huelga de hambre

Los médicos que atienden al líder opositor ruso Alexey Navalny, internado desde el martes en un hospital de la ciudad de Vladimir, lo instaron a cesar de inmediato la huelga de hambre que inició el 31 de marzo en protesta por las condiciones de su detención.

Un comunicado del equipo médico que lo asiste advirtió que Navalny “debe detener inmediatamente la huelga de hambre para preservar su vida y su salud”, porque el mantenimiento de la protesta “puede conducir al resultado más triste: la muerte”.

Los detalles de la salud del opositor, para quienes los médicos piden un traslado a Moscú, se conocieron un día después de las manifestaciones de apoyo al líder opositor, que dejaron al menos 1.784 personas detenidas, según datos de la ONG OVD-Info, mientras que el Kremlin reafirmó que las protestas no habían sido autorizadas.

Miles de manifestantes se congregaron ayer para pedir la liberación de Navalny, en huelga de hambre desde hace tres semanas, en una movilización que fue menor a la de las protestas que siguieron a su detención, a principios de año.

Según OVD-Info, la mayoría de los arrestos -805 personas- tuvieron lugar en San Petersburgo, segunda ciudad de Rusia, donde se registraron varios casos de violencia policial.

En Moscú, los manifestantes, concentrados en diferentes marchas, protestaron cerca del Kremlin y, después, en la sede de los servicios de seguridad (FSB), sin que los agentes antidisturbios intervinieran, indicó la agencia de noticias AFP.

En tanto, el cardiólogo Yaroslav Ashijmin y otros doctores, entre ellos la médica personal de Navalny, Anastasia Vasilieva, explicaron que tuvieron acceso a los resultados de los análisis efectuados al dirigente desde su traslado a principios de semana a un hospital para presos con tuberculosis.

Navalny presenta “síntomas de insuficiencia renal, síntomas neurológicos graves y de hiponatremia grave” que pueden conducir a enfermedades más graves, y “si la huelga de hambre continúa incluso por poco tiempo, lamentablemente, ya no tendremos a nadie a quien curar”, alertaron los médicos, según las agencias AFP y Sputnik.

El activista fue detenido en enero a su regreso a Rusia tras pasar cinco meses de convalecencia en Alemania, donde se recuperó de un envenenamiento que atribuye al Kremlin. Moscú rechaza las acusaciones.

Navalny tiene además una doble hernia y una protusión discal, y adelgazó 16 kilos desde que ingresó en prisión en febrero último y nueve desde que se negó a ingerir comida, según sus allegados.

El gobierno ruso no comentó este cuadro ni las manifestaciones de ayer, organizadas para que coincidieran con el discurso sobre el estado de la nación del presidente Vladimir Putin.

“No vemos razones para dar una evaluación (de las protestas); el tema corresponde a los organismos del orden público, del Interior”, explicó el vocero presidencial ruso, Dmitri Peskov, y recordó que las marchas no fueron autorizadas.

“El evento más importante de ayer fue el mensaje del presidente a la Asamblea Federal”, destacó, en tanto la defensora del pueblo de Rusia, Tatiana Moskalkova, también expresó su confianza en que la gente “se dé cuenta de la importancia de respetar la ley”, así como de las medidas contra el coronavirus.(Télam)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.