Dichos de Bolsonaro contra China perjudican flujo de provisión de vacunas, dice San Pablo

El Gobierno del estado de San Pablo y el Instituto Butantan, mayor fabricante público de vacunas del Hemisferio Sur, acusaron hoy al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, de ser el responsable por el atraso del flujo de insumos para el desarrollo de dosis contra el coronavirus a raíz de sus ataques contra China, uno de los productores de esas materias primas.

El presidente del Instituto Butantan, Dimas Covas, dijo que está “enfrentando problemas actualmente” con el envío de insumos a raíz de las acusaciones del Ejecutivo contra Beijing.

Bolsonaro sugirió ayer que China pudo haber fabricado el virus en laboratorio -teoría descartada por la Organización Mundial de la Salud- para iniciar una guerra biológica.

“Todas estas declaraciones tienen su reacción. La embajada de China en Brasilia nos dice que no hay problema pero nuestra sensación en el día a día es que existe una burocracia más lenta y quedamos a merced de esta situación. Nuestro gobierno federal rema en contra de la búsqueda de vacunas”, dijo Covas.

El Instituto Butantan atrasó en casi un mes la entrega del último lote de 46 millones de vacunas CoronaVac del laboratorio chino Sinovac.

El gobernador Joao Doria encabezó hoy el acto de entrega de 1 millón de dosis al Programa Nacional de Inmunización del Ministerio de Salud, completando 43 millón de dosis, a la espera de la llegada de otros tres millones.

Otro contrato de 54 millones de dosis está firmado y contratado por San Pablo con Sinovac para adquirir CoronaVac, la vacuna más aplicada en Brasil desde e 17 de enero.

“La OMS investigó y dejó claro el origen del virus.Y China hizo lo que Brasil no hizo, que es controlar la circulación del virus”, dijo Covas.

El gobernador Doria afirmó que las declaraciones contra China provoca resultados “desastrosos” en la vacunación.

Recordó que en una reunión del Consejo de Salud la semana pasada el ministro de Economía, Paulo Guedes, dijo que “los chinos iniciaron el virus”.

El presidente del Frente Parlamentario Brasil-China, Fausto Pignatto, vinculó la declaración de Bolsonaro a una “enfermedad mental” que necesita una atención médica.

China es el principal socio comercial de Brasil desde 2009 y las críticas a los chinos fueron el motivo por la caída del ultraderchista excanciller Ernesto Araújo.(Télam)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.