Gobierno sale al paso de bancada de los pueblos que anunció que no se regiría por acuerdo del 15 de noviembre

El ministro Secretario General de la Presidencia, Juan Ossa, advirtió hoy que todos los constituyentes electos deben “conocer las reglas” del funcionamiento de la Convención Constitucional.

El Gobierno salió hoy al paso de la posición de la bancada de 34 constituyentes electos independientes que anunciaron que no se regirán por el acuerdo que el arco político firmó a finales de 2019, en pleno estallido social, para fijar las reglas de base para la redacción de la nueva Constitución.

Este acuerdo “por la paz y la nueva constitución”, como se recordará, fue firmado por todo el arco político chileno -excepto el Partido Comunista- en noviembre de 2019, cuando miles de chilenos seguían protestando en las calles de Santiago y las principales ciudades del país, y planteó que los convencionales constituyentes electos tendrán como “único objeto redactar la nueva Constitución, no afectando las competencias y atribuciones de los demás órganos y poderes del Estado”.

El documento de 12 puntos, también estableció que cada artículo de la nueva Constitución debe ser aprobado por un quórum de dos tercios de la Convención Constituyente.

Este grupo de 34 convencionales independientes -que representan el 21,94% del total del futuro órgano- anunciaron ayer que funcionarán como bancada en la Convención y anunciaron que planean trabajar “sin subordinarse al acuerdo por la paz y la nueva Constitución que nunca suscribieron los pueblos”.

En el pronunciamiento, realizado vía remota, afirmaron que “el poder constituyente originario es un poder plenamente autónomo” y, por tanto, “el proceso abierto por los pueblos no puede ser limitado a la redacción de una nueva Constitución bajo reglas inamovibles”.

Los seis puntos que presentaron como “garantías democráticas” para la Convención, en cambio, son la “libertad, verdad y justicia, reparación, desmilitarización, fin a las expulsiones y soberanía”.

Estos 34 constituyentes se presentaron como la “Vocería de los Pueblos” y fueron electos por la llamada “Lista del pueblo” en su mayoría, por representantes de los pueblos originarios y por independientes “de los partidos tradicionales, del poder económico y eclesiástico”.

Frente a este anuncio, el ministro Secretario General de la Presidencia, Juan Ossa, les advirtió hoy todos los constituyentes electos deben “conocer las reglas” del funcionamiento de la Convención Constitucional.

Pese a esta advertencia, Ossa aclaró: “No vamos a preparar ningún reglamento, nosotros no pretendemos inmiscuirnos en nada que no nos corresponda” de la convención, porque esta es “soberana”, reseñó el diario El Mercurio.

Según explicó, el papel del Poder Ejecutivo es de “prestar el apoyo técnico y financiero y administrativo” a la Convención Constitucional, que sesionará en la sede del antiguo Congreso, en el Palacio Pereira, ubicado en el centro de Santiago. (Télam)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.