Multitudinaria manifestación contra los indultos a los líderes catalanes en Madrid

La protesta fue convocada por la plataforma Unión 78, un colectivo civil fundado recientemente para organizar movilizaciones en contra del Gobierno que preside el socialista Pedro Sánchez, al que consideran "abiertamente contrario a la Constitución de 1978".

Decenas de miles de personas se concentraron este domingo en Madrid contra los planes del Gobierno de España para indultar a los líderes catalanes condenados por el proceso independentista de 2017.

“Nos hemos reunido para expresar alto y claro nuestro radical rechazo a la concesión de indultos a los condenados por cometer delitos de sedición y malversación en Cataluña. Tales indultos representan un grave atentado a la democracia, perpetrado en este caso por el Gobierno de nuestra nación”, dijo Rosa Díez, exdiputada del partido centrista UPyD, encargada de cerrar el acto con la lectura de un manifiesto.

La protesta fue convocada por la plataforma Unión 78, un colectivo civil fundado recientemente para organizar movilizaciones en contra del Gobierno que preside el socialista Pedro Sánchez, al que consideran “abiertamente contrario a la Constitución de 1978”.

Pese a estar convocada por esta plataforma, la manifestación de este domingo –celebrada en la céntrica Plaza de Colón de Madrid– contó con el apoyo de los tres principales partidos de derecha del país.

Tanto el conservador Partido Popular, como los ultraderechistas de Vox y los liberales de Ciudadanos estuvieron presentes este domingo en la manifestación contra los indultos, aunque sus líderes evitaron fotografiarse juntos para no reeditar la famosa “foto de Colón” que se produjo en una marcha similar en 2019, una instantánea que, con el tiempo, se convirtió en un arma electoral para Pedro Sánchez.

No obstante, los representantes políticos no dejaron la ocasión de hablar ante los medios de comunicación. El líder del Partido Popular, Pablo Casado, ofreció un discurso a las puertas de la sede de su partido –a pocos metros de donde tenía lugar la concentración– recordando que el propio Pedro Sánchez decía hace unos años que “no podía haber indultos por causas políticas”.

“Por eso hoy le pedimos coherencia, le pedimos dignidad, le pedimos que respete la unidad nacional, la Constitución que ha prometido defender, le pedimos defender la igualdad de todos los españoles y la justicia. Nunca la concordia y la convivencia se ha hecho contra la ley”, dijo Pablo Casado.

La manifestación, que transcurrió bajo un sol abrasador en Madrid, concentró a 25.000 personas, según cálculos de la Delegación de Gobierno. A todas luces esta estimación se antoja insuficiente para reflejar el número real de asistentes, ya que los manifestantes desbordaron la plaza y las calles aledañas.

La mayoría de los manifestantes acudieron envueltos en banderas de España. Como suele ocurrir en estas ocasiones, la exaltación patriótica se convirtió en una oportunidad de negocio para los vendedores ambulantes, en su mayoría de origen extranjero, que circulaban por la plaza vendiendo banderas.

A lo largo de la marcha, los presentes corearon proclamas como “no nos engañan, Cataluña es España” o “España unida jamás será vencida”. Asimismo, en distintas ocasiones se lanzaron vivas a la nación o al rey Felipe VI. Por su parte, Pedro Sánchez recibió cánticos que le tachaban de traidor y pedían su dimisión.

“Los indultos dan un mensaje incorrecto, porque estas personas nunca han mostrado su intención de rectificar. Han dicho que lo volvería hacer. Estos indultos lo que hacen es darles permiso para que vuelvan a intentarlo. Es casi una forma de premiar su actitud”, señala en una conversación con esta agencia Mar Sánchez, una joven de 21 años de origen catalán que se manifiesta en Madrid.

Además de mostrar su rechazo a los indultos, esta joven dice que se manifiesta “en defensa de los catalanes que se sienten españoles”, de los que dice que son “apartados a un lado” e incluso “se les mira mal” por parte de los independentistas.

Al ser preguntada sobre cuál cree que debe ser la solución para el conflicto territorial en Cataluña, esta manifestante dice no tener la respuesta, ya que está en contra de los indultos, pero también admite que la cerrazón al diálogo del anterior gobierno derivó en la convocatoria del referéndum de 2017.

Mientras tanto, desde la tribuna de oradores, los distintos encargados de leer el manifiesto insistieron en la idea de que la concesión de indultos es el pago de Pedro Sánchez a los partidos catalanes que apoyaron su investidura.

“No vamos a aceptar que concordia signifique que unos delincan y otros callemos. No podemos seguir aceptando chantajes de un separatismo insaciable. Estos indultos son un error porque siguen la estela de 40 años de concesiones que nos llevan a la situación que tenemos”, delcaró Yeray Mellado, portavoz de una plataforma estudiantil contra el independentismo.

Por su parte, Rosa Díez cerró la lectura del manifiesto afirmando que “Sánchez ha puesto la justicia en venta y la usa como medio de pago socavado así las bases mismas del sistema democrático y eso los españoles de bien no lo vamos a permitir”.

“Este presidente ha pervertido el lenguaje democrático. Llama venganza a la sentencia judicial y revancha a que se cumpla la ley. Y a ceder frente a los golpistas lo llama concordia (…) No vamos a permitir que nuestra nación se entregue como pago a unos delincuentes para que Sánchez pueda dormir dos años más en el Palacio de la Moncloa”, insistió.

Ante estas palabras, la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, respondió este domingo afirmando que la manifestación de Colón solo muestra la “impotencia de la derecha” para resolver los problemas del país.

En ese sentido, insistió en que el Gobierno seguirá su hoja de ruta, intentando que “la armonía entre todos los españoles sea lo que permita impulsar al país”. (Sputnik)

dm/vp

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.