Quién es Isidoro Quiroga, el empresario chileno que acumula éxitos

Quiroga es conocido por ser un hombre de negocios con una visión de águila para detectar buenas oportunidades de inversión y, sobre todo, para manejar las empresas que adquiere.

Isidoro Quiroga es un hombre de negocios chileno, fundador y accionista mayoritario de la sociedad Asesorías e Inversiones Benjamín S.A.

En la sociedad participan sus hijos, en especial los dos mayores, con quienes trabaja codo a codo en las empresas que participan del holding, además de sus colaboradores de confianza con quienes ha trabajado en otras empresas. El empresario es nativo de San Sebastián, en la zona de Los Andes.

Quiroga es conocido por ser un hombre de negocios con una visión de águila para detectar buenas oportunidades de inversión y, sobre todo, para manejar las empresas que adquiere.

Su capacidad de liderazgo y sus años de experiencia en el mundo de los negocios lo han convertido en un experto en gerencia de alto nivel. Suele dar que hablar gracias a sus inversiones en distintos mercados y a su sagacidad para el manejo de las distintas empresas que forman parte de la cartera del holding.

Su trayectoria de aciertos

Isidoro Quiroga comenzó su carrera luego de recibirse como Ingeniero en la Universidad de Chile en los 70. Su familia se dedicaba a la agricultura y allí forjó gran parte de quien es hoy, pero no se ha limitado a este mercado, sino que ha diversificado su cartera de inversiones. Y fue su buen ojo para las inversiones el que lo llevó al éxito desde sus comienzos: fue quien trajo el kiwi a Chile tras haberlo conocido en un viaje a Estados Unidos.

El éxito fue instantáneo y así despegó su carrera empresarial. El siguiente paso fue adentrarse en el mundo de la energía y de la minería, realizando importantes inversiones en su Chile natal como también en la vecina Argentina. Ha dirigido algunas de las compañías de producción y distribución de energía más importantes de la región, como Soquimich y Empresa Eléctrica Pilmaiquén S.A. En cuanto a las mineras, las empresas Andacollo Gold, situada entre Chile y Argentina, y Junior Investment Company, con base en Australia, son parte del holding Asesorías e Inversiones Benjamín S.A.

También en Argentina participa de más del 50% de la propiedad de Agroamerican, productora de aceite de oliva, uvas y vino en la provincia de Mendoza, aunque no es su única participación en el mundo de los comestibles. Durante años, Quiroga estuvo a cargo de la empresa salmonera Australis Seafoods. La compró en el año 2003 y la transformó en una de las mayores empresas exportadoras de salmón del mundo, cambiando y mejorando su sistema de producción gracias a sus constantes inversiones y a su capacidad de liderazgo.

Pero no fueron solo las mejoras en la empresa las que caracterizaron el paso de Isidro Quiroga por la salmonera, sino también su respuesta y gestión de crisis. En el 2017, Chile sufrió la anemia infecciosa del salmón (también conocida como virus ISA) que produjo pérdidas enormes en la industria. Quiroga no solamente no retrocedió ante el golpe, sino que redobló la apuesta, invirtiendo en mejor tecnología para salir de la crisis. Tan exitosa fue la salida que ese mismo año logró que la empresa ingresara al Mercado de Valores de Santiago de Chile.

A fines de ese mismo año, vende la salmonera al grupo inversor chino Joyvio, poseedor también del gigante tecnológico Lenovo. La venta representó un hito comercial ya que, aunque no fue la de mayor monto del mercado, el precio de venta fue ampliamente superior al de empresas de mayor tamaño como AquaChile, vendida tan solo unos meses antes. La capacidad de Quiroga para lograr hazañas del estilo prueba que no le tiembla la mano.

Esta no fue la única vez que Quiroga logra rentabilizar con creces una inversión. El siguiente triunfo tuvo lugar en California, Estados Unidos, cuando Quiroga decide vender la empresa proveedora de soluciones de energía doméstica Enphase Energy. El empresario había adquirido la compañía en el año 2018 e invirtió en ella a través de la compra de bonos y títulos. Gracias a sus movimientos bursátiles, la empresa logró expandirse y crecer y, a la hora de venderla, el empresario chileno obtiene una ganancia aproximada de US$735 millones.

Hoy en día, sus ojos siguen posados en los Estados Unidos; concretamente en su polo tecnológico, Silicon Valley. Isidoro Quiroga busca invertir en el mundo tecnológico y a nadie puede extrañarle que haya elegido San Francisco, la cuna y base de las empresas tecnológicas más exitosas y reconocidas del mundo entero. Su visión emprendedora y su capacidad de gerencia de alto nivel probablemente den que hablar pronto, cuando dé el próximo golpe fortuito en el mundo de los negocios.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.