Incidentes en Berlín en una marcha contra las restricciones por el coronavirus

La manifestación fue convocada por el movimiento "Querdenker" (Libres pensadores), principal voz crítica contra las restricciones sanitarias en Alemania.

Cientos de personas contrarias a las restricciones de Alemania para frenar la Covid-19 se saltaron hoy la prohibición de manifestarse y protestaron en las calles de Berlín causando enfrentamientos con la policía.

El cuerpo armado señaló que algunos manifestantes “hostigaron y atacaron” a sus agentes en el barrio de Charlottenburg, en el oeste de la capital alemana.

“Trataron de romper el cordón policial. Esto condujo al uso de gases irritantes, porras y violencia física”, tuiteó la policía de Berlín, precisando que varias personas fueron detenidas.

La manifestación fue convocada por el movimiento “Querdenker” (Libres pensadores), principal voz crítica contra las restricciones sanitarias en Alemania.

En medio de un ascenso en la incidencia de casos de coronavirus, la justicia había prohibido varias de las manifestaciones que había organizado este fin de semana, entre ellas la de Berlín, donde la policía desplegó más de 2.000 agentes antidisturbios.

Algunos manifestantes lucían pancartas con mensajes como “Libertad” o “No a la dictadura del corona”, y muy pocos de ellos usaban tapabocas en medio de la multitud, informó la agencia de noticias AFP.

El movimiento Querdenker congrega miembros de extrema izquierda, conspiracionistas, antivacunas e incluso militantes de extrema derecha.

Sus manifestaciones atraen a miles, incluso decenas de miles de personas, y algunas degeneraron en violencia.

Según datos del Instituto Robert Koch (RKI), ente gubernamental de investigación responsable del control y prevención de enfermedades, la incidencia acumulada de siete días continúa en ascenso de forma constante en el país y se ubica en 17,5 casos de coronavirus por cada 100.000 habitantes.

Ayer, el valor había sido de 16,9 y en el mínimo más reciente, el 6 de julio, de 4,9.

Las autoridades sanitarias de Alemania reportaron al RKI 2.097 nuevas infecciones de coronavirus en un día, una cifra mucho mayor en comparación con las 1.548 contagios reportados hace una semana.

La incidencia sirvió hasta ahora como base para la imposición de muchas restricciones en la pandemia, pero en un futuro se tendrán más en cuenta otros valores, como los ingresos hospitalarios.

Según los nuevos datos, se registró una muerte en 24 horas en toda Alemania.

Tras el aumento de casos, Alemania controlará a partir de hoy que todos los viajeros mayores de 12 años que ingresen en su territorio deberán presentar un certificado de doble vacunación, un certificado de que se recuperó de la enfermedad o un resultado negativo en un test de antígenos o PCR.

Este requisito ya existía para todos los pasajeros aéreos, pero ahora se aplica a todos los medios de transporte, incluidos los viajes en coche o tren.

El ministro del Interior, Horst Seehofer, precisó que habrá controles puntuales en las fronteras para evitar atascos kilométricos en el tráfico de vacaciones.

Pero en el caso de los ingresos desde fuera de la Unión Europea, “en los aeropuertos y puertos marítimos, todos serán controlados, sin excepción”, aclaró.

Los que no tenga un test negativo podrían ser puestos en cuarentena y enfrentarse a “fuertes multas”, advirtió.

La prueba negativa es obligatoria para las estancias en zonas con nuevas y preocupantes variantes del virus. En estos casos no basta un certificado de vacunación o de recuperación de la enfermedad.

Por otra parte, Seehofer se pronunció en contra de aumentar la presión sobre los que se niegan a vacunarse con más medidas.

Solo una de cada cuatro personas no vacunadas quiere inmunizarse contra el coronavirus, arrojó una encuesta realizada por el Instituto Insa para el diario Bild am Sonntag.

El 27% de las personas que aún no fueron inoculadas no descartaron vacunarse, mientras que un 54% dijo que en principio no se vacunaría y un 19% de los consultados se mostraron indecisos.

La principal razón aducida por el 67% de los que rechazan la vacunación es la falta de confianza en las vacunas.

Desde el comienzo de la pandemia, el RKI contabilizó 3.771.262 infecciones confirmadas, aunque el número total real es probablemente mucho mayor, ya que muchas infecciones no se detectan.

Asimismo, el RKI informó que la cifra de decesos a causa de una infección ascendió a 91.659.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.