Indonesia: arqueólogos hallaron restos de un grupo desconocido de humanos

Adam Brumm, arqueólogo del Centro australiano de investigación para la evolución humana de la Universidad Griffith en Brisbane y quien codirigió la investigación comentó que “esta es la primera vez que alguien informa sobre el descubrimiento de ADN humano antiguo de la vasta región insular entre Asia continental y Australia".

Un grupo de arqueólogos halló restos de un esqueleto de 7.200 años de una cazadora-recolectora en Indonesia que tiene un «linaje humano distinto», nunca antes encontrado en ningún lugar del mundo, informó una investigación científica publicada esta semana.

Según el estudio publicado en la revista Nature, el miércoles, los restos son el primer esqueleto conocido de un poblador toaleano, una cultura temprana de cazadores-recolectores en la región.

La publicación fue una colaboración entre investigadores indonesios e internacionales que comenzaron la excavación en 2015.

La investigación detalla que el fósil, relativamente intacto, pertenecía a una adolescente de 17 o 18 años, y estaba enterrada en posición fetal dentro de Leang Panninge, una cueva de piedra caliza en el sur de la isla de Célebes, informó la agencia de noticias AFP.

Adam Brumm, arqueólogo del Centro australiano de investigación para la evolución humana de la Universidad Griffith en Brisbane y quien codirigió la investigación comentó que “esta es la primera vez que alguien informa sobre el descubrimiento de ADN humano antiguo de la vasta región insular entre Asia continental y Australia».

Asimismo, Brumm se refirió a un área que se extiende desde Kalimantan y Lombok hasta el extremo occidental de Papúa, que los científicos conocen como Wallacea

Los investigadores enfatizaron en que la excavación fue particularmente desafiante porque el ADN se puede degradar fácilmente en el clima tropical.

«Es muy raro encontrar ADN humano antiguo en los trópicos húmedos, por eso es un descubrimiento tan afortunado», resaltó Brumm.

Así, el análisis del ADN reveló que la mujer era parte de un grupo de población relacionado con los papúes e indígenas australianos de hoy en día.

Sin embargo, el genoma también está vinculado a un linaje humano divergente, desconocido, que no se encuentra en ningún otro lugar del mundo, señaló AFP.

Es por ello que la investigación desafía teorías anteriores sobre los tiempos de llegada de diferentes grupos de humanos a la región, y “esto muestra lo poco que entendemos sobre la historia humana temprana en las islas Wallacea de Indonesia», concluyó el arqueólogo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: