Tribunal israelí congela demolición de casas palestinas en Jerusalén Este

Un tribunal de Jerusalén ordenó hoy congelar por un periodo de seis meses la demolición de viviendas palestinas en un barrio actualmente ocupado por judíos en el este de la ciudad santa, medida que el abogado de los afectados calificó hoy como un "progreso" pero no una "victoria".

Israel había ordenado demoler unas 100 casas en Silwan, barrio palestino ubicado en las afueras de la Ciudad Vieja de Jerusalén, argumentando que habían sido construidas de manera ilegal en terrenos públicos.

No obstante, el Tribunal de Asuntos Locales de Jerusalén había anunciado el lunes una congelación por seis meses, y la magistrada Sigal Albo señaló que “había llegado a la conclusión de que hay un margen para acordar un plazo”, informó la agencia de noticias AFP.

De todas maneras, dieciséis viviendas serán demolidas en forma inmediata.

El plazo acordado por la justicia es un “progreso” pero “no una victoria”, consideró Ziad Kawar, abogado que representa a los habitantes palestinos de Silwan.

Actualmente, unos 210.000 israelíes residen en Jerusalén Este, la parte palestina de la ciudad ocupada y anexada por el Estado judío, de manera ilegal de acuerdo al derecho internacional.

Más de 300.000 palestinos viven en esta parte de la ciudad, a la que quieren convertir en capital del Estado al que aspiran.

Kawar indicó además que sus clientes están intentando registrar en forma retroactiva ante las autoridades sus viviendas, construidas sin permiso.

“No es posible recibir autorizaciones aquí”, aclaró a la agencia francesa.

Las viviendas que serán destruidas se encuentran ubicadas donde Israel proyecta construir un parque consagrado al rey David, quien habría establecido su capital en ese mismo lugar hace 3.000 años, de acuerdo a la tradición judía.

La decisión de dilatar el plazo tiene lugar diez días después de que el Tribunal Supremo israelí postergara su sentencia en el caso de familias palestinas amenazadas de ser desalojadas en beneficio de colonos israelíes en Sheij Jarrá, otro barrio de Jerusalén Este, asunto que provocó un estallido de violencia en mayo pasado.

Ir Amim, asociación israelí que supervisa la evolución de los asentamientos en Jerusalén, indica que hasta 1.000 palestinos de Sheij Jarrá y Silwan corren riesgo de ser desalojados para favorecer a los colonos judíos.(Télam)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.