Fundación Joan Miró incorporó 59 obras donadas por familia del artista

La Fundación Joan Miró incorporó 59 obras (54 de Miró y 5 de Alexander Calder) que la familia del artista ha depositado desinteresadamente por un periodo de cinco años renovables y que ahora refuerzan la colección pero también permiten dar un aire para su economía en un momento en el que el desplome de visitantes, como consecuencia de la crisis de la Covid, la privó de su principal fuente de financiación.

“El depósito permite que las obras viajen, y en este momento las exposiciones itinerantes, como la que actualmente puede verse en el Museum of Art Pudong de Shanghái, son para nosotros una buena fuente de ingresos”, explicó Sara Puig, presidenta de la Fundación al diario La Vanguardia.

Se trata de un conjunto de obras que pertenece a la colección familiar y en los últimos cinco años había estado expuesto en el Espacio Miró de la Fundación Mapfre en Madrid. “Al concluir el convenio que tenían con ellos les propusimos que lo trajeran a Barcelona y ellos aceptaron”, indicó Puig, quien agradeció el “compromiso y lealtad” con el centro que creó el artista y “que se va transmitiendo de generación en generación”.

El depósito lo forman 44 pinturas, 9 dibujos y una cerámica de Miró, además de una pintura y cuatro móviles que Alexander Calder que regaló al artista, con el que compartía una estrecha amistad, y que ahora se suman a las que atesora el centro: “La fuente de mercurio”, “El Corcovado” y “4 alas”, lo que lo convierte en uno de los museos españoles con más obra del creador estadounidense.

En cuanto al legado de Miró, Puig explicó que se trata de un aporte especial, ya que “revela la mirada de Miró sobre su propia obra, ya a lo largo de su trayectoria regaló una obra de todas sus series a su esposa Pilar Juncosa”. En su mayor parte los cuadros están firmadas a partir de 1960, aunque también figuran obras tempranas como el pastel Bosc de Bellver que Miró realizó cuando tenía 17 años.

Para Puig, Miró fue “uno de los grandes mecenas de Barcelona”, que no sólo realizó una importante donación de su obra a la ciudad para la creación de un centro único en el mundo, “sino que además financió más de la mitad del coste de la construcción del edificio de Sert. Y es importante decirlo porque los ciudadanos parece que no se acuerdan o no son conscientes de ello”, apuntó.(Télam)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.