Investigadores rusos suman nueva acusación de “extremismo” contra Navalny

Además de a Navalny estas nuevas investigaciones tienen por blanco a dos de sus colaboradores más cercanos: Ivan Jdanov y Leonid Volkov, ambos en el exilio desde hace meses.

El Comité de investigación de Rusia lanzó hoy una nueva pesquisa de “extremismo” contra el líder opositor Alexey Navalny y sus principales aliados, que podrían sumar hasta 10 años de cárcel al líder opositor.

El Comité, un organismo encargado de las principales investigaciones en el país, acusa a Navalny -de 45 años- y sus colaboradores de haber “creado y dirigido una organización extremista” que entre 2014 a 2021 pedía “un cambio de poder por la vía violenta”, informó la agencia de noticias AFP.

La nueva pesquisa se produce después de que los grupos de Navalny fueran prohibidos por “extremistas” a principios de este año y el partido del presidente Vladimir Putin este mes lograra otros cinco años en el control de la cámara baja del parlamento, luego de que su partido -Rusia Unida- triunfara en los comicios celebrados el pasado domingo.

Las elecciones se produjeron en medio de acusaciones de fraude y con la ausencia de cualquier forma de oposición real, ya que las formaciones anti-Kremlin no pudieron presentarse.

Además de a Navalny estas nuevas investigaciones tienen por blanco a dos de sus colaboradores más cercanos: Ivan Jdanov y Leonid Volkov, ambos en el exilio desde hace meses.

Las autoridades rusas reprochan al opositor y militante anticorrupción que haya querido “desacreditar a los órganos del Estado y sus políticas, desestabilizar la situación en las regiones, crear el deseo de protestar entre la población y convencer a la opinión pública de la necesidad de un cambio de poder por la vía violenta”.

Según los investigadores, hasta ocho organizaciones sin fines de lucro y varias otras comerciales fueron fundadas como parte de una “comunidad extremista” para propagarse en 37 regiones rusas para desprestigiar los órganos del poder estatal, desestabilizar la situación en las regiones y fomentar los sentimientos de protesta entre la ciudadanía.

Navalny, Jdanov y Volkov podrían ser condenados a entre 6 y 10 años de cárcel si son declarados culpables.

Navalny fue detenido en enero y sentenciado a dos años y medio de prisión en una colonia penal el mes siguiente.

Su red nacional de oficinas políticas fueron declaradas “extremistas” y prohibidas en junio.

En los últimos meses, él y sus aliados se convirtieron en blanco de numerosas investigaciones que ellos y sus partidarios describen como la venganza del Kremlin por desafiar el Gobierno de dos décadas de Putin.

El 11 de agosto el Comité acusó al activista, de un nuevo delito por un caso de fraude y haber creado una organización que viola los derechos de los rusos.

Según dijo el comité, el Fondo contra la Corrupción (FBK) fundado por Navalny “incitó a los ciudadanos a cometer actos ilícitos”, en particular “a participar en concentraciones no autorizadas”.

El FBK y otras organizaciones de Navalny fueron clasificadas como “extremistas” en junio por la justicia rusa y desde principios de agosto están oficialmente prohibidas.

El opositor fue detenido el 17 de enero a su regreso de Alemania, donde permaneció cinco meses para recuperarse de un envenenamiento que atribuye al Kremlin.

El opositor cayó en coma súbitamente en agosto pasado en Siberia y fue trasladado a Alemania para ser hospitalizado.

Varios laboratorios europeos estimaron que había sido envenenado con un agente neurotóxico llamado Novichok, desarrollado en la era soviética con fines militares.(Télam)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.