Jefes de Estado Mayor de EEUU y Rusia se reunieron en Finlandia

La reunión entre Mark Milley y Valery Gerasimov, la primera desde diciembre de 2019, sirvió para "continuar las discusiones destinadas a mejorar la comunicación entre los mandos militares de los dos países

Los jefes de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos y Rusia se reunieron hoy en Helsinki, Finlandia, por primera vez en veinte meses, en un momento en que Washington busca apoyos para continuar la vigilancia del resurgimiento de Al Qaida en Afganistán.

La reunión entre Mark Milley y Valery Gerasimov, la primera desde diciembre de 2019, sirvió para “continuar las discusiones destinadas a mejorar la comunicación entre los mandos militares de los dos países para reducir el riesgo y el conflicto”, dijo en un comunicado el portavoz del Estado Mayor estadounidense, el coronel Dave Butler.

Butler precisó el contenido de las conversaciones, aunque se producen en un momento en que el ejército estadounidense trata de establecer bases en los países limítrofes con Afganistán para vigilar los movimientos de grupos extremistas ante el temor de que puedan estar planeando atentados contra intereses estadounidenses, señaló en su despacho la agencia AFP.

Al anunciar la retirada total de las fuerzas extranjeras de Afganistán, el presidente estadounidense, Joe Biden, aseguró que Washington mantendría “capacidades” para evitar un resurgimiento de Al Qaida o del grupo Estado Islámico.

Estados Unidos ya no tiene en Asia Central la presencia que tenía a principios de siglo, tras los atentados del 11S, con bases militares en Uzvekistán, Tayukistán y Kirguistán, para llevar a cabo operaciones en Afganistán.

Moscú, que considera que Asia Central es su territorio, tiene bases militares en esa zona.

Washington tiene bases en el Golfo, pero están demasiado lejos de Afganistán para hacer llegar vuelos regulares de drones.

Estados Unidos intervino militarmente en Afganistán al frente de una coalición internacional para derrocar el régimen talibán, que daba cobijo a Al Qaida, después de que el grupo yihadista reivindicara los atentados en suelo estadounidense.

Las fuerzas extranjeras evacuaron de urgencia a más de 120.000 civiles de Afganistán después de que los talibanes volvieran al poder el último 15 de agosto, tras la retirada de las tropas estadounidenses.(Télam)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.