Al honrar a diputado asesinado, ministro británico dijo que odio en internet está fuera de control

El ataque ha generado preocupación por la seguridad de los parlamentarios, muchos de los cuales realizan reuniones electorales a las que cualquiera puede asistir.

El primer viceministro y secretario de Justicia británico, Dominic Raab, aseguró hoy que el odio en las redes sociales está “fuera de control” y reveló que recibió varias amenazas de muerte en los últimos dos años.

Raab pidió también que se detuviera la difamación que hay contra los diputados mientras rendía homenaje a David Amess, el parlamentario que fue asesinado a puñaladas el viernes en un encuentro de rutina con sus electores en Leigh-on-Sea, Essex, al sur de Inglaterra.

Los diputados hicieron esta tarde un minuto de silencio tras la muerte de Amess, de 69 años, quien fue apuñalado por un hombre potencialmente motivado por extremismo islamista, según informó la policía antiterrorista.

Amess era un veterano legislador del Partido Conservador del primer ministro Boris Johnson, padre de cinco hijos y férreo defensor del Brexit.

Por el ataque fue detenido un joven británico de 25 años de origen somalí, de nombre Ali Harbi Ali, hijo de un exalto funcionario del gobierno somalí, según la cadena de televisión Sky News.

El joven había pedido una entrevista con el diputado, quien ese día recibía a sus electores en una pequeña iglesia.

Las primeras investigaciones revelaron una posible motivación vinculada al extremismo islamista, dijo la policía, que informó además que no está buscando a nadie más por ahora.

Según le dijo un amigo del sospechoso al diario The Sun, Ali, estaba obsesionado con ver videos de YouTube del predicador islamista radical Anjem Choudary, un abogado británico conocido por su activismo social y político a favor del islamismo.

Choudary fue encarcelado por hacer campaña en pro de la adhesión a un grupo yihadista somalí vinculado con Al Qaeda.

En ese sentido, Raab, quien también es secretario de Justicia, dijo a Sky News que el problema de todo esto “es la cantidad de odio que hay en Internet y que está fuera de control.

“Sé que la ministra del Interior ha hablado de lo que quiere hacer al respecto. El proyecto de ley sobre Internet está siendo sometido a un examen prelegislativo”, dijo.

“Soy un hombre que defiende la libertad de expresión, quiero defenderla hasta mis últimos días, pero, al mismo tiempo, creo que la cantidad de abusos y difamaciones dirigidos a los diputados, especialmente a las diputadas, tiene que parar”, expresó.

Agregó también que él personalmente no elegiría tener agentes de policía vestidos de civil mientras se celebra cualquier reunión con los electores, porque cree que eso tiene un buen efecto, aunque añadió que podía entender si otros diputados los querían.

“Creo que todo el mundo está realmente nervioso y preocupado, y las fuerzas ya lo están haciendo; las fuerzas locales tienen que sentarse con ellos y ver qué pueden hacer para proporcionar la seguridad concreta, pero también qué les dará tranquilidad y paz mental”, prosiguió.

“No vamos a ser muy buenos para nuestros electores si no tenemos confianza al ir a esas reuniones y estamos todos mirando por encima del hombro con miedo”, subrayó.

El ataque ha generado preocupación por la seguridad de los parlamentarios, muchos de los cuales realizan reuniones electorales a las que cualquiera puede asistir.

El último ataque que sembró el desconcierto entre los políticos británicos fue en junio de 2016, cuando la diputada laborista Jo Cox, murió también tras ser apuñalada antes del referéndum sobre el Brexit, por parte de un simpatizante neonazi.

La ministra del Interior, Priti Patel, dijo que los parlamentarios tenían acceso a varias medidas de seguridad, muchas de las cuales se implementaron después del asesinato de la diputada laborista, pero agregó que se contempla hacer más cambios en los encuentros de los distritos electorales.

Mientras tanto, según los medios locales, muchos diputados informaron que, por el momento, dejarían de realizar estas reuniones presenciales hasta que no se modificaran los dispositivos de seguridad.

Tras las declaraciones de Raab, numerosos parlamentarios revelaron también que reciben a menudo amenazas e insultos en persona, a través de cartas y también en internet.

Una fuente del Gobierno británico, le dijo al diario The Telegraph que el diputado asesinado pudo haber sido atacado de manera totalmente aleatoria y que simplemente tuvo “mala suerte” ya que su asesino quería apuñalar a “cualquier diputado nacional”.(Télam)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.