Gobierno de Brasil frena anuncio de nuevo plan social

Según la cadena GloboNews, el mercado financiero reaccionó en contra de un aumento en los planes sociales porque consideran que se puede violar la norma constitucional del techo de gastos.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, debió cancelar hoy el lanzamiento del nuevo plan social llamado Auxilio Brasil debido a que la financiación del programa con el cual busca una pata social para su reelección en las elecciones de octubre de 22 no había sido aprobada por el Ministerio de Economía.

El evento fue postergado 30 minutos antes del lanzamiento del plan oficial en medio de un día agitado en los mercados financieros, con una devaluación del real del 1,5 por ciento ante el dólar y un derrumbe de más del 3 por ciento en el índice Ibovespa de la Bolsa de Valores de San Pablo.

Según fuentes gubernamentales, la falta de acuerdo entre el ala política del gobierno que busca apuntalar el perfil social de Bolsonaro chocó contra el fiscalismo del ministro de Economía, el ultraliberal Paulo Guedes, quien se encuentra debilitado luego de que se revelara que tiene 9,5 millones de dólares en un paraíso fiscal.

Según la cadena GloboNews, el mercado financiero reaccionó en contra de un aumento en los planes sociales porque consideran que se puede violar la norma constitucional del techo de gastos, que ha congelado en 2016 y por dos décadas el aumento del presupuesto más allá de la inflación.

El plan de gobierno -que envió en agosto al Congreso una ley para eliminar el plan Bolsa Familia por otro llamado Auxilio Brasil- era pagar 300 reales en promedio a 17 millones de familias más una ayuda por 12 meses de 100 reales.

Esos cien reales (unos 18 dólares) debería financiarse con otras medidas como por ejemplo la pretendida por Guedes: que el Congreso apruebe una ley para reperfilar las deudas judiciales que debe pagar el Estado.

Esta solución sobre las deudas judiciales del gobierno debe ser acordada por una enmienda constitucional que el Congreso debe tratar, para lo cual al parecer no había acuerdo, indicó una fuente parlamentaria.

El presidente Bolsonaro había invitado oficialmente a ministros para el lanzamiento del plan, que debe ser una reparación social ante una situación cotidiana de escenas de hambre y desesperación en las grandes ciudades, donde según entidades no gubernamentales existen 110 millones de personas en situación de inseguridad alimentaria, 19 millones de las cuales en situación directa de hambre.

El Auxilio Brasil pretende reemplazar el exitoso plan Bolsa Familia que permitió la salida del hambre y de la miseria de 54 millones de personas en el gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva, del Partido de los Trabajadores (PT), hoy posicionado como el máximo líder opositor y favorito a derrotar a Bolsonaro en las encuestas para los comicios de octubre de 22.

Ante seguidores, Bolsonaro dijo por la mañana que habrá que esperar más aumentos de tarifas, combustible y alimentos en los próximos meses y culpó a los que apoyaron las cuarentenas tanto en Brasil como en el exterior.

“Eso es lo que termina siendo todo lo políticamente correcto que incluso muchos de ustedes apoyaron quedándose en casa en la pandemia, la cuenta ha llegado”, dijo Bolsonaro, irritado con sus seguidores, a quienes les dijo que “busquen un candidato mejor” en las próximas elecciones.

“Los problemas existen, lo que es duro la falta de comprensión”, dijo Bolsonaro, quien minimizó la acusación que hará este miércoles el relator de la comisión investigadora del Senado, Renan Calheiros, con 11 delitos contra el jefe del Estado cometidos en la acción contra la pandemia.

“Es una tontería ese informe”, respondió.(Télam)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.