Nigeria anuncia la muerte del líder del Estado Islámico en Oeste de África

La declaración fue escueta y el comandante no brindó más precisiones de cómo, cuándo o dónde ocurrió la muerte de Al Barnawi.

El líder del grupo yihadista Estado Islámico en África del Oeste (Iswap), Abu Musab al Barnawi, “está muerto y queda muerto”, anunció hoy un comandante militar de Nigeria.

El Iswap no hizo comentarios sobre el anuncio.

No es la primera vez que el Ejército nigeriano anuncia haber matado a comandantes yihadistas, sin embargo, en varias oportunidades se demostró finalmente que estaban vivos.

De hecho, en septiembre pasado, fuentes militares citadas por los medios locales habían informado el fallecimiento de Al Barnawi, pero tampoco hubo en ese entonces confirmación.

“Puedo confirmarles que Al Barnawi está muerto. Tan simple como eso. Está muerto y muerto queda”, aseguró a periodistas el jefe del Estado Mayor de la Defensa, general Lucky Irabor, informó la agencia de noticias AFP.

La declaración fue escueta y el comandante no brindó más precisiones de cómo, cuándo o dónde ocurrió la muerte de Al Barnawi.

Al Barnawi es hijo del fundador del grupo yihadista Boko Haram de Nigeria, activo en el noreste del país desde 2009 y que expandió sus ataques a las vecinas Chad, Camerún y Níger.

Sin embargo, decidió separarse en 2016 de la organización creada por su padre por discrepancias con su comandante Abubakar Shekau, quien se suicidó en junio pasado durante un combate contra miembros de un grupo yihadista rival.

Según fuentes de seguridad, desde la muerte de Shekau, Al Barnawi había consolidado la presencia de Iswap en el noreste de Nigeria y la región del lago Chad, pese a contraataques de facciones leales a Boko Haram.

En esas regiones, la población vive bajo su control, sin acceso a los servicios estatales ni a las agencias humanitarias internacionales.

Doce años de conflicto entre Boko Haram y otros grupos yihadistas en el noreste de Nigeria ya causaron la muerte de 350.000 personas, entre ellas 324.000 niños, y 1,1 millones más podrían morir en la próxima década, según un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) presentado a finales de junio.

Más de 40.000 personas fallecieron en ese conflicto de Nigeria, que provocó unos 2 millones de desplazados. (Télam)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.