Un año después, Francia honra a profesor decapitado por mostrar caricaturas de Mahoma

Anteayer, el municipio de París aceptó poner el nombre de Samuel Paty a una de las plazas situadas frente a la Universidad de La Sorbona.

Con varias ceremonias y un reforzamiento de la seguridad, los franceses recordarán mañana, sábado, el brutal asesinato de Samuel Paty, el profesor decapitado por mostrar caricaturas del profeta Mahoma en clases.

Los homenajes se llevarán a cabo en París y en el suburbio capitalino de Conflans-Sainte-Honorine, donde fue asesinado el profesor, aclamado por el presidente Emmanuel Macron como un “héroe tranquilo” de la República Francesa, un Estado laico.

Paty, de 47 años, fue asesinado al salir de la escuela secundaria donde enseñaba Historia y Geografía, el 16 de octubre de 2020.

Su asesino, Abdullakh Anzorov, un refugiado checheno de 18 años, llevaba años viviendo en Francia y reivindicó el ataque como una venganza después de que Paty mostrara en clase caricaturas de Mahoma en una lección sobre la libertad de expresión.

La violenta muerte de Paty conmocionó a Francia, donde se consideró un ataque a los valores fundamentales inculcados por los profesores a generaciones de escolares, y relanzó el debate sobre la libertad de expresión, la separación entre Iglesia y Estado y el derecho a blasfemar.

Anteayer, el municipio de París aceptó poner el nombre de Samuel Paty a una de las plazas situadas frente a la Universidad de La Sorbona.

La alcaldesa de París, la socialista Anne Hidalgo, tuiteó que al atribuir su nombre a una plaza, el lugar “rinde homenaje a este maestro que fue un ardiente defensor del laicismo, ansioso por ver florecer y pensar libremente a sus alumnos”.

El ministro del Interior de Francia, Gerald Darmanin, pidió a las autoridades policiales reforzar la seguridad, sobre todo en las escuelas y universidades donde se rendirá homenaje al maestro.

La cadena de radio francesa Europe 1 comunicó el 13 de octubre que el ministro envió a las autoridades policiales un telegrama en el que pide estar alerta de cara a los eventos por el aniversario del cruel asesinato.

“Se debe prevenir cualquier acción que podría ser emprendida en respuesta al ataque”, informó Europe 1 citando al ministro, quien también llamó a los prefectos a reforzar la seguridad en los establecimientos de enseñanza y cerca de ellos.

Para el sociólogo Michel Wieviorka, el ataque que conmocionó a Francia y el mundo fue un atentado contra la idea, muy apreciada por los franceses, “de que los niños dejen sus diferencias en la puerta cuando entran al colegio” para tomar una senda de “progreso, civilización y conocimiento”.

Miles de personas marcharon entonces por toda Francia en defensa de la libertad de expresión, en escenas que recordaron a las concentraciones que tuvieron lugar tras el asesinato en 2015 de dibujantes de la publicación satírica Charlie Hebdo, cuyas caricaturas justamente mostró Paty a sus alumnos.

Algunos profesores reconocen no obstante que el asesinato de su colega les llevó a ejercer una forma de autocensura.

“Ahora sopeso cada palabra”, dijo una compañera de Paty al diario Libération, que no reveló su identidad.

La mujer teme que sus comentarios puedan ser “malinterpretados por los estudiantes y ampliamente difundidos como ocurrió con Samuel”.

El ataque tuvo lugar en pleno debate sobre la iniciativa de Macron contra lo que denominó “separatismo islamista”, que apuntaba a los musulmanes conservadores que rechazan el laicismo, la libertad de expresión y otros valores enseñados en la escuela.

Los críticos de izquierda acusaron a Macron de estigmatizar a la mayor comunidad musulmana de Europa y de complacer a la extrema derecha de cara a las elecciones de 2022.(Télam)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.