Alckmin dio pequeña señal sobre chance de secundar a Lula: las gestiones “avanzan”

En principio, dentro del PT existe un sector que no simpatiza con la idea de sumar a un centroderechista y otro que, en cambio, evalúa que esa alianza puede servir para atenuar críticas de las elites económicas.

La chance de que el centrista Geraldo Alckmin, exgobernador de San Pablo y a punto de abandonar el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), escolte a Luiz Inácio Lula Da Silva en la fórmula para las elecciones del año próximo recibió hoy otro empujón con el pedido en ese sentido de varios sindicatos y la propia definición del dirigente de que esas gestiones “avanzan”.

Alckmin se reunió hoy con representantes de Fuerza Sindical, la Unión General de Trabajadores, Nueva Central y la Central de los Trabajadores y Trabajadoras de Brasil.

“Me estoy preparando de nuevo para ser gobernador del estado. Ha surgido la hipótesis federal. Los desafíos son grandes. Esa hipótesis avanza”, explicó.

Durante el encuentro, abierto a la prensa, Alckmin habló de cuestiones nacionales e internacionales y no hizo mención a la política de San Pablo, destacan medios brasileños citados por la agencia DPA.

De alguna manera, Alckmin blanqueó en una frase dos hechos: que su aspiración, ya conocida, era volver a comandar el Estado de San Pablo, una pretensión que para parece compleja por los resultados de las internas del PSDB de ayer, y que hay quienes impulsan marcadamente que sea el segundo de Lula para octubre del año próximo.

El titular de Fuerza Sindical, Miguel Torres, lo puso en palabras: “en la situación actual sería muy importante que aceptara (ser vicepresidente de Lula). Nosotros daremos todo nuestro apoyo”.

El sitio de O Globo destacó que los sindicalistas vieron como un buen dato que el exgobernador aceptara enseguida la reunión, propuesta el viernes pasado.

“La gran motivación para realizar el encuentro con Alckmin es que las centrales sindicales estamos juntas en un frente para derrotar a este modelo de gobierno, que ha representado muy claramente la ruptura democrática. Esta posible coalición entre Lula y Alckmin señala la posibilidad de derrotar este modelo”, subrayó el titular de Nueva Central, José Reginaldo Inácio.

El PSDB cerró ayer sus internas con un cómodo triunfo del gobernador de San Pablo, Joao Doria, que se perfila ahora para ser el candidato de la fuerza para las elecciones presidenciales de 2022.

El resultado también marca la segura ida del partido de Alckmin, que no dio pistas de a qué fuerza puede irse, aunque se especula con que su destino puede estar en Partido Socialista Brasileño (PSB), en el Partido Social Democrático (PSD) o en el flamante Unión Brasil.

El PT inició de hecho el debate sobre la posibilidad de sumar como candidato a vice a Alckmin porque el mismo Lula, en Bruselas, durante su gira por Europa, alimentó esa chance.

En principio, dentro del PT existe un sector que no simpatiza con la idea de sumar a un centroderechista y otro que, en cambio, evalúa que esa alianza puede servir para atenuar críticas de las elites económicas y para expandir la base parlamentaria. (Télam)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.