Europa refuerza restricciones por rebrote de Covid-19 que generaría 700.000 muertes

En este contexto de alarma, varios países comenzaron a endurecer las restricciones contra la Covid-19.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó hoy que el resurgimiento de la pandemia de coronavirus en Europa podría provocar 700.000 muertes adicionales de aquí a marzo si la tendencia actual continúa, por lo que algunos países ya se anticipan con un endurecimiento de las restricciones.

Según explicó la OMS en un comunicado “cabe esperar” que los servicios de cuidados intensivos se vean bajo presión alta o extrema “en 49 de los 53 países que componen la región Europa de aquí al 1° de marzo de 2022” y que “los muertos acumulados contabilizados superen los 2,2 millones de aquí a la primavera”, informó la agencia de noticias AFP.

Actualmente, en el continente murieron 1,5 millones de personas debido al coronavirus.

Frente a la disminución de la protección registrada por la OMS Europa, la oficina regional con sede en Dinamarca aseguró que las poblaciones más vulnerables o que están en la primera línea del virus deben aplicarse una tercera dosis de refuerzo.

En Europa, los fallecimientos por coronavirus aumentaron a casi 4.200 por día la semana pasada, el doble de lo que se registró en septiembre, y para la OMS se explica por la prevalencia de la variante Delta, altamente contagiosa, la insuficiente tasa de vacunación y la relajación de las restricciones sanitarias.

En la Unión Europea (UE) el 67,7% de la población está totalmente inmunizada, aunque las diferencias entre países son asombrosas: mientras que en Bulgaria solo un 24,2% fue inmunizada, en Portugal la cifra asciende a 86,7%.

En este contexto de alarma, varios países comenzaron a endurecer las restricciones contra la Covid-19, al punto de imponer nuevamente cuarentenas, una propuesta que generó protestas.

Es el caso de Países Bajos, donde se registró anoche la cuarta jornada de marchas contra las restricciones que resultó en 21 detenidos acusados de generar disturbios.

Los hechos fueron calificados de “violencia pura” por parte de “idiotas” por el premier Mark Rutte, informó la cadena RTL.

La tasa de casos y hospitalizaciones continúa al alza en el país y se debieron trasladar a dos pacientes con coronavirus a un hospital de Alemania.

Actualmente, bares, restaurantes y comercios esenciales cierran a las 20 y el resto de comercios a las 18, y se insta a los ciudadanos al teletrabajo y a no recibir a más de cuatro personas en casa, mientras el Gobierno espera que se debata la próxima semana un proyecto de ley para implementar el pasaporte sanitario.

Las manifestaciones están prohibidas y los partidos de fútbol se juegan a puerta cerrada.

En Bélgica, en tanto, los gobiernos regionales impusieron nuevas restricciones sanitarias, que provocaron manifestaciones violentas.

También se registraron protestas violentas del otro lado del Atlántico, en las Antillas francesas. Tanto los trabajadores de la salud como los bomberos se oponen al pase sanitario y la vacunación obligatoria del personal médico.

La manifestación se convirtió en una verdadera crisis social en ese departamento del Caribe francés, donde un tercio de la población vive por debajo del umbral de la pobreza; la vecina isla de Martinica conoce una movilización similar.

El panorama también es preocupante en Eslovaquia, otro de los países más afectados por la ola que recorre Europa y que tiene en el país a los hospitales al borde del colapso.

Inspirados en la vecina Austria, donde la población está en cuarentena desde el lunes último, el Gobierno eslovaco tiene previsto discutir un confinamiento estricto para vacunados y no vacunados contra el coronavirus, en una reunión en agenda para mañana.

“Es una medida impopular, pero absolutamente inevitable”, señaló hoy la presidenta, Zuzana Caputova, en el Hospital de la Universidad de la ciudad de Bratislava y afirmar que lo que vio “fue trágico, fue horrible”, informó la agencia de noticias eslovaca TASR.

En el país los no inoculados tienen vetado el ingreso a negocios de venta de productos no esenciales, incluyendo los shoppings, ni asistir a eventos públicos y deben testearse dos veces por semana para poder ir a trabajar.

En tanto, en Alemania, las Fuerzas Armadas harán obligatoria la vacunación contra el coronavirus de todos sus miembros y una asociación de médicos de Berlín pidió que también lo sea para toda la población, en momentos en que el país enfrenta un fuerte aumento de casos. informó el blog militar alemán Augen Geradeaus.

Los contagios crecieron de manera abrupta y las camas de hospitales han comenzado a escasear en las últimas semanas, en el marco de una cuarta ola que afecta especialmente a quienes no se inmunizaron.

Algunos estados de Alemania endurecieron las reglas para los no vacunados en días recientes y urgieron a las personas no inoculadas a recibir su primera dosis lo más pronto posible.

“Para fines del invierno, casi todos en Alemania se habrán vacunado, recuperado o muerto” de coronavirus, dijo ayer el ministro Jens Spahn.

El país que acaba de salir de la cuarta ola de infecciones es Israel, que hoy comenzó a inocular contra el coronavirus a los niños de 5 a 11 años en un intento por contener los contagios en esa franja etaria, una de las dos más afectadas.

Si bien la curva epidemiológica general muestra una baja, las estadísticas del Ministerio de Salud muestran que esa franja etaria, junto con los adolescentes, representan una buena parte de los casos positivos.(Télam)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.