Plan de reforma social de Biden pasa al Senado tras aprobación de Cámara baja

La votación dio a Biden un sabor a victoria y alivio en un difícil período de su presidencia, golpeado por un desplome de su aprobación en las encuestas.

La Cámara de Diputados de EEUU aprobó hoy por escaso margen y envió al Senado el gigantesco proyecto de ley de bienestar social del presidente demócrata Joe Biden, en lo que constituye un importante paso para su visión de un país más equitativo, pieza central de su agenda nacional.

Con 220 votos a favor y 213 en contra, la cámara baja envió el paquete de reformas educativas, sanitarias, climáticas y de atención a la infancia a un Senado en el que se espera habrá nuevas discusiones que probablemente tardarán semanas en resolverse.

Es “otro paso gigante hacia adelante en la ejecución de mi plan económico para crear empleos, reducir costos, hacer que nuestro país sea más competitivo y dar a los trabajadores y la clase media una oportunidad de luchar”, dijo Biden tras la votación afirmativa, según informó la agencia de noticias AFP.

Es probable que la iniciativa apodada “Build Back Better” (Reconstruir Mejor), de 1,8 billones de dólares, tenga un recorrido más accidentado en la cámara alta, donde un sector del gobernante Partido Demócrata está preocupado por la espiral inflacionaria.

La votación dio a Biden un sabor a victoria y alivio en un difícil período de su presidencia, golpeado por un desplome de su aprobación en las encuestas.

“Tenemos un proyecto de ley para reconstruir mejor que es histórico, es transformador y es más grande que cualquier cosa que hayamos hecho antes”, enfatizó la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, antes de la votación.

“Todos estamos de acuerdo en que tenemos una responsabilidad moral con nuestros hijos, con su futuro, para entregarles el planeta de forma responsable. Así que estamos orgullosos de aprobar esta legislación, bajo el liderazgo del presidente Joe Biden”, acotó.

Pelosi esperaba votar y aprobar la medida a última hora de ayer, pero el líder de la minoría, Kevin McCarthy, detuvo la acción al batir su récord de discurso más largo en la Cámara, con más de ocho horas y media.

La votación en la Cámara de Representantes se produjo en el momento en que Biden transfería temporalmente el poder a la vicepresidenta Kamala Harris, para someterse a una colonoscopia de rutina pero bajo anestesia.

La legislación proporcionaría millones de puestos de trabajo, según la Casa Blanca, aunque los republicanos la caracterizan como un ejemplo de gasto demócrata descontrolado.

Los analistas anticipan que la discusión se diluya en la Cámara alta, donde los demócratas tienen una mayoría muy estrecha y los moderados de esta bancada están expresando su preocupación por los planes de gasto de Biden.

La inflación anual se disparó al 6,2% el mes pasado, dando a los republicanos otro garrote con el que golpear a Biden en su intento de recuperar ambas cámaras del Congreso en las elecciones de mitad de mandato del año que viene.

Los demócratas de la Cámara de Representantes habrían perdido la votación si hubiera habido más de tres desertores en sus propia bancada.

Sólo un demócrata -de un distrito competitivo de Maine- se unió a los republicanos al rechazar el proyecto de ley, una divergencia que alimenta las esperanzas del partido mayoritario de que los demócratas de ambas cámaras puedan superar meses de luchas internas y conseguir que el paquete se convierta en ley.

Las perspectivas de una votación antes del receso del feriado de Acción de Gracias de la próxima semana parecían escasas, ya que un puñado de demócratas centristas exigían un análisis completo de la Oficina de Presupuesto del Congreso para aclarar el costo del paquete antes de aceptar la votación.

Las tensiones entre los demócratas centristas y progresistas en la Cámara de Representantes parecen estar disminuyendo, pero no está claro si alguna de las partes votará a favor de la versión que regrese del Senado.

“Seguiremos trabajando en esta importante legislación hasta que se apruebe”, dijo recientemente el líder demócrata del Senado, Chuck Schumer, que espera que se vote antes de Navidad.(Télam)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.