Presidente Ramaphosa denuncia apartheid sanitario a Sudáfrica

"Dado que fueron nuestros propios científicos africanos los que detectaron por primera vez la variante Ómicron, también es una bofetada a la excelencia y la experiencia africanas", subrayó.

El presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa denunció hoy que la nación africana está sufriendo una suerte de “apartheid sanitario” por las prohibiciones de viaje al país impuestas a nivel internacional, en medio de un creciente aumento de los contagios vinculados a la nueva variante Ómicron de coronavirus.

“Si bien respetamos el derecho de todos los países a tomar sus medidas para proteger a su población (…) Como Sudáfrica, nos oponemos firmemente a cualquier forma de apartheid sanitario en la lucha contra esta pandemia”, expresó anoche el mandatario en el marco de una visita a Costa de Marfil.

Ramaphosa instó a los países que pusieron en marcha este tipo de medidas a “reconsiderar urgentemente su decisión” y “levantar estas restricciones” pues causarán un gran daño a la economía del país y del conjunto del África meridional, según el portal sudafricano de noticias News24.

“Dado que fueron nuestros propios científicos africanos los que detectaron por primera vez la variante Ómicron, también es una bofetada a la excelencia y la experiencia africanas”, subrayó, según recogió la agencia de noticias DPA.

En este sentido, reiteró sus críticas a las prohibiciones, las cuales considera “lamentables, injustas y poco científicas”.

Ramaphosa, inmerso en una gira por naciones africanas, se encuentra en Yamusukro, la capital de Costa de marfil, donde mantuvo una reunión con su homólogo local, Alassane Ouattara, con quien alcanzó una serie de acuerdos en materia de defensa y agricultura.

Además, ambos mandatarios dialogaron conversado sobre la necesidad de democratizar las vacunas para que la población mundial, también la africana, tenga acceso a las dosis para luchar contra el avance de la pandemia.

“Los gobiernos y los socios internacionales deben unirse en torno a una garantía global que asegure que las vacunas y los tratamientos se produzcan a escala y estén disponibles de manera libre y equitativa para todas las personas”, remarcó.

Hoy, las autoridades sanitarias sudafricanas alertaron que se registró un pico de infecciones entre los niños, en lo que el ministerio de Salud definió como el inicio de la cuarta ola de la pandemia.

“Hay una curva ascendente mucho más pronunciada que la que se ha visto en las últimas tres olas”, dijo el ministro de Salud, Joseph Phaahla, en una rueda de prensa telemática en la que aclaró que el país no se encuentra en una situación crítica en cuanto a la disponibilidad de camas en los hospitales.

“En este momento, podemos decir que incluso en Gauteng (provincia más populosa y epicentro de esta nueva ola), que representa entre el 72 % y el 80 % de las nuevas infecciones diarias, aún no hemos alcanzado una etapa preocupante respecto a la capacidad hospitalaria con nuevos ingresos”, dijo el ministro.

El número de contagios aumenta también entre los jóvenes de 10-14 años. Un tercio de la población sudafricana tiene menos de 18 años, informó la agencia de noticias AFP.

Según los científicos, hay varias razones posibles. Los niños menores de 12 años no pueden recibir la vacuna en Sudáfrica, y es posible que si los niños no se vacunan y los padres tampoco, toda la familia se infecte, según Jassat.

Por su parte, la jefa de Salud Pública del NICD, Michelle Groome, precisó que en la provincia de Gauteng, que incluye la metrópolis económica de Johannesburgo y la capital administrativa, Pretoria, el virus se está propagando más rápidamente que en cualquier otro momento de la pandemia.

El jueves, científicos sudafricanos informaron de que la posibilidad de contraer la Covid-19, a pesar de tener anticuerpos de una primera infección, era tres veces mayor con Ómicron, en comparación con las variantes Delta o Beta.(Télam)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.