Río exige certificado de vacuna contra coronavirus y San Pablo cancela fiesta de Año Nuevo

A partir de este mes de diciembre, Río de Janeiro exigirá el comprobante de la vacuna contra la Covid-19 para poder ingresar en bares y restaurantes, discotecas, casas de show y espectáculos y eventos en general.

En un retorno a las restricciones en Brasil por temor a la nueva variante Ómicron del coronavirus, la ciudad de Río de Janeiro obliga desde hoy a presentar el certificado de vacunación en bares, restaurantes y shoppings, y San Pablo canceló la flexiblización del uso de tapabocas en sitios abiertos y la fiesta de fuegos artificiales de fin de año.

La detección en Brasil de esta semana de los tres primeros casos de la variante Ómicron fue el argumento para un nuevo decreto del intendente de Río de Janeiro, Eduardo Paes, de cara al aluvión de turistas nacionales y extranjeros que se preparan para llegar en el verano a la Ciudad Maravillosa.

“Estamos muy preocupados con la nueva variante. De todos modos todo indica que la vacuna la enfrenta bien”, dijo el secretario de salud del municipio de Río de Janeiro, Daniel Soranz.

A partir de este mes de diciembre, Río de Janeiro exigirá el comprobante de la vacuna contra la Covid-19 para poder ingresar en bares y restaurantes, discotecas, casas de show y espectáculos y eventos en general, hoteles, posadas y alquiler por temporada, peluquerías y salones de belleza y para tomar taxis y uber.

También se lo exigirá en centros comerciales, gimnasios, clubes, cines teatros, museos, exposiciones, parques de diversiones y atracciones turísticas.

Río de Janeiro ha mantenido, al diferencia de más de otras diez capitales de estados de Brasil, las fiestas de fin de año, con el lanzamiento de fuegos artificiales en las playas.

En la ciudad de San Pablo, el secretario de Salud, Edson Aparecido, anunció la cancelación de la fiesta de fuegos artificiales y shows de Año Nuevo prevista en la Avenida Paulista, tradicional arteria que reúne a unas 2 millones de personas en ese evento.

El estado de San Pablo, también, anunció que canceló la determinación de dejar de hacer obligatorio el uso de barbijos en lugares abiertos que iba a entrar en vigor el 11 de diciembre.

La determinación la tomó el gobernador paulista, Joao Doria, en base a la recomendación de su comité científico.

Los tres casos de la nueva variante Ómicron se registraron en San Pablo en pasajeros provenientes de Etiopía y Sudáfrica.(Télam)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.