Consejo OTAN-Rusia se reúne en medio de crisis entre Moscú y alianza por Ucrania

Estados Unidos y sus aliados, entre ellos Ucrania, expresaron temores de que Rusia quisiera invadir el territorio ucraniano.

Estados Unidos y los miembros de la OTAN iniciaron hoy en Bruselas conversaciones con Rusia en busca de vías para desactivar una crisis entre Moscú y Ucrania por sus deseos de ingresar a la alianza atlántica, algo que el Kremlin ve como una amenaza.

La cooperación entre la alianza y Moscú a través de este Consejo OTAN-Rusia, que estaba congelada desde 2014, se rompió en octubre pasado cuando la OTAN expulsó a ocho diplomáticos rusos de sus instalaciones.

En respuesta, Moscú decidió cerrar su oficina de representación ante la alianza militar transatlántica de defensa colectiva liderada por Estados Unidos.

Las partes acordaron reactivar este Consejo luego de que Rusia desplegara decenas de miles de soldados en la frontera con Ucrania, con quien está enfrentada desde que una revolución nacionalista derrocó a su Gobierno afín al Kremlin, en 2014.

Estados Unidos y sus aliados, entre ellos Ucrania, expresaron temores de que Rusia quisiera invadir el territorio ucraniano.

Rusia niega esas intenciones, pero ha exigido garantías por escrito a Estados Unidos de que Ucrania no se adherirá a la OTAN, lo cual la dejaría rodeada de enemigos y abriría la puerta al posible despliegue de misiles de la alianza en suelo ucraniano.

En esta reunión en Bruselas Rusia está representada por el viceministro de Relaciones Exteriores, Alexander Grushko, quien dijo que esta reunión es el “momento de la verdad” en las relaciones entre Rusia y la OTAN.

Ayer, la subsecretaria estadounidense de Estado, Wendy Sherman, informó a la OTAN sobre las conversaciones que mantuvo el día anterior en Ginebra con el vicecanciller ruso Sergei Riabkov.

Las conversaciones sostenidas por Sherman y Riabkov en Ginebra no fueron concluyentes, ya que por ahora rusos y estadounidenses se han mantenido firmes en sus respectivas posiciones.

Rusia reiteró a Estados Unidos y sus aliados que quiere una garantía concreta de que Ucrania no se unirá a la OTAN.

Por su parte, Estados Unidos no hizo concesiones, pero formuló propuestas para reducir los riesgos de conflicto e iniciar el desarme convencional y nuclear, explicó la nueva embajadora de Estados Unidos ante la OTAN, Julianne Smith.

En ese escenario, Washington habría asegurado a Moscú que no tiene intención de colocar armas ofensivas en Ucrania, pero ha negado cualquier intención de llevar a cabo una desmilitarización en Europa, dijo por su parte un diplomático europeo.

“Es demasiado pronto para decir si los rusos son serios o no en el camino diplomático, o si están listos para negociar en serio”, expresó, por su parte, la vocera de la Casa Blanca, Jen Psaki.

“La relación de la OTAN con Ucrania es un tema que sólo concierne a Ucrania y los 30 aliados de la OTAN, y no a otros países”, agregó.

Sherman buscó ayer disipar el resentimiento de los europeos por quedarse al margen de las conversaciones hasta ahora.

La funcionaria aseguró que nada en materia de seguridad en Europa se haría sin los europeos.

Sin embargo, el Consejo OTAN-Rusia corre el riesgo de ser una repetición de las discusiones de Ginebra, con cada parte manteniendo sus posiciones.

“Nuestras expectativas son bastante realistas y esperamos que sea una conversación seria y profunda”, dijo Grushko, quien adelantó que Rusia exigirá una respuesta integral de la alianza a sus demandas, informó la agencia de noticias AFP.

“Presionaremos por una reacción concreta, sustantiva, artículo por artículo, al borrador del acuerdo de salvaguardias de Rusia”, adelantó.(Télam)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.