Constituyentes proponen que la no discriminación se incluya en la nueva Carta Magna

Con esto se busca que se prohiba expresamente la discriminación por orientación sexual, identidad de género, entre otras categorías. Del mismo modo, se previene la discriminación interseccional.

17 convencionales se unieron para garantizar en la futura Constitución la igualdad y la no discriminación, por esto, hoy presentaron una propuesta de artículo a la presidenta de la Convención Constitucional, María Elisa Quinteros, hecho aplaudido por el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh).

La iniciativa de norma constitucional fue redactada por los convencionales:  Pedro Muñoz Leiva, Jennifer Mella Escobar, Gaspar Domínguez Donoso, Javier Fuchslocher Baez, Tomás Laibe. Adriana Cancino, Malucha Pinto Solari, Tammy Pustilnick Arditi, Benito Baranda Ferrán, Guillermo Namor Kong, Jorge Abarca Riveros, Elsa Labraña, Tiare Aguilera, Aurora Delgado, Patricia Politzer Kerekes, Damaris Abarca y Lorena Céspedes.

Para la vocera del Movilh, Daniela Andrade, “uno de los grandes pasos que dio Chile fue señalar claramente en la ley que sectores desaventajados no se puede discriminar. Al elevar a rango constitucional la no discriminación, se pasa a otro estado, de mayor seguridad y protección y que puede tener un impacto más claro en la calidad de vida de los sectores históricamente discriminados/as. Aplaudimos a los convencionales que han dado este paso, que esperamos sea seguido por la Convención en su conjunto, brindándole su apoyo a través del voto”.

En concreto los convencionales propusieron un artículo denominado “Derecho a la igualdad y no discriminación”, donde se establece que: “la Constitución asegura el derecho a la igualdad ante la ley. En Chile no hay persona ni grupo privilegiado. En Chile queda prohibida toda forma de esclavitud, sea sexual, laboral o de otra índole”. Asimismo, “se asegura el derecho a la igual protección contra toda forma de discriminación, en especial cuando se funde en motivos tales como nacionalidad, edad, sexo, orientación sexual o afectiva, identidad y expresión de género, (…)”.

Además, se añade que “se prohíbe y sanciona toda forma de discriminación basada en alguna de las categorías mencionadas anteriormente u otras que tengan por objeto o resultado anular o menoscabar la dignidad humana, el goce y ejercicio, en condiciones de igualdad, de los derechos de toda persona”.

“El Estado promoverá las condiciones para garantizar que la igualdad de las personas y de los grupos en que se integran sea real y efectiva. Para ello, deberá adoptar las medidas que sean necesarias para remover los obstáculos que impidan o dificulten su plena realización en todas las esferas de la vida”, apunta la propuesta.

“Una ley determinará las medidas de prevención, prohibición, sanción y reparación de todas las formas de discriminación, en los ámbitos público y privado. Ello no impide la adopción de otras leyes, políticas de igualdad, adecuaciones institucionales, medidas afirmativas o acciones estatales destinadas a alcanzar una igualdad sustantiva y superar situaciones de discriminación, marginación o subordinación, particularmente en aquellas categorías señaladas en el inciso segundo”, señalaron.

“Los órganos del Estado deberán tener especialmente en cuenta los casos en que confluyan, respecto de una persona, más de una categoría, condición o criterio de los señalados en el inciso segundo”, finaliza.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.