Talibanes viajarán a Noruega para abordar crisis humanitaria en Afganistán

La situación humanitaria en Afganistán dio un giro dramático desde agosto pasado con la llegada al poder de los talibanes, que se encuentran con las arcas casi vacías tras su conquista relámpago del país.

Funcionarios talibanes viajarán a Noruega del 23 al 25 de enero para celebrar reuniones centradas en la crítica situación humanitaria y de derechos humanos en Afganistán, en su primera visita conocida a Occidente desde que volvieron al poder.

La delegación de los talibanes se encontrará en Oslo con altos funcionarios de Noruega pero también de otros países aliados y representantes de la sociedad civil afgana, informó hoy el Ministerio de Relaciones Exteriores de Noruega en un comunicado.

La Cancillería precisó que Estados Unidos, Francia, el Reino Unido, Alemania, Italia y la Unión Europea (UE) estarán representados.

“Estamos extremadamente preocupados por la grave situación humanitaria en Afganistán donde millones de personas se enfrentan a un desastre humanitario de gran magnitud”, declaró la ministra de Relaciones Exteriores, Anniken Huitfeldt, citada por la agencia de noticias AFP.

La funcionaria agregó que “para poder ayudar a la población civil en Afganistán es esencial que la comunidad internacional y que los afganos de distintas entidades de la sociedad inicien un diálogo con los talibanes”.

La situación humanitaria en Afganistán dio un giro dramático desde agosto pasado con la llegada al poder de los talibanes, que se encuentran con las arcas casi vacías tras su conquista relámpago del país.

La ayuda internacional, que financiaba casi el 80% del presupuesto afgano, se detuvo repentinamente, y Estados Unidos también congeló 9.500 millones de dólares en activos del Banco Central afgano.

El hambre amenaza hoy a 23 millones de afganos, es decir un 55% de la población, según la ONU, que pidió 4.400 millones de dólares en ayuda de países donantes para enfrentar la crisis humanitaria en Afganistán.

Huitfeldt destacó que los encuentros “no constituyen una legitimación o un reconocimiento de los talibanes” y que Noruega será clara sobre su defensa de la educación de las niñas y el respeto a los derechos humanos.

“Pero debemos hablar con las autoridades que dirigen de facto el país. No podemos dejar que la situación política conduzca a un desastre humanitario aún más grave”, subrayó.

Aunque la UE anunció ayer que restablecería una “presencia mínima” de su personal en Kabul para facilitar la entrega de ayuda humanitaria en Afganistán, ningún país reconoció aún al Gobierno talibán.

La comunidad internacional está a la espera, no obstante, de ver cómo los fundamentalistas islámicos gobiernan Afganistán, tras haber pisoteado los derechos humanos durante su primer Gobierno (1996 y 2001).

Los talibanes aseguran haberse modernizado, pero las mujeres siguen estando excluidas en gran medida de los empleos públicos y las escuelas secundarias para niñas siguen cerradas en su mayoría.

El vocero de Relaciones Exteriores de la UE, Peter Stano, confirmó hoy que Bruselas “ha comenzado a reestablecer una presencia mínima de la delegación de la UE para facilitar el envío de ayuda humanitaria y seguir la situación humanitaria”, informó Europa Press.

Stano subrayó que la presencia en Kabul “no debe en ningún caso verse como un reconocimiento. Esto se ha comunicado claramente a las autoridades de facto”, indicó sobre la relación con los talibanes, que medio año después de tomar el poder siguen sin ser reconocidos por países extranjeros.

Varios países, entre ellos Pakistán, Rusia, China, Turquía, Emiratos Árabes Unidos e Irán, conservaron sus embajadas en Kabul tras la victoria de los talibanes, sin reconocer aún su Gobierno. (Télam)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.