Las bañeras de alabastro de Herodes se fabricaron con mineral local

La ausencia de antiguas canteras de calcita y alabastro en el sur de Levante (los actuales Israel y Palestina) llevó a suponer que todas las vasijas de calcita y alabastro encontradas en el Levante procedían de Egipto, mientras que las vasijas de yeso de menor calidad eran productos locales.

Grandes objetos fabricados de calcita y alabastro del antiguo Israel, como las suntuosas bañeras de alabastro de Herodes el Grande, se hicieron sobre material de canteras locales y no en Egipto.

Desde la Edad del Bronce Medio, Egipto desempeñó un papel crucial en la aparición de artefactos de calcita y alabastro en Israel y en el desarrollo de la industria local de yeso y alabastro.

La ausencia de antiguas canteras de calcita y alabastro en el sur de Levante (los actuales Israel y Palestina) llevó a suponer que todas las vasijas de calcita y alabastro encontradas en el Levante procedían de Egipto, mientras que las vasijas de yeso de menor calidad eran productos locales.

Hasta ahora, esta suposición nunca se probó científicamente. Pero la reciente identificación de una cantera de calcita y alabastro en la cueva de Te’omim, ubicada en las laderas occidentales de las colinas de Jerusalén (cerca de la actual Beit Shemesh, Israel), cuestiona esta hipótesis.

Un nuevo estudio, publicado recientemente en la revista Scientific Reports, refuta científicamente la hipótesis y, por primera vez, permite distinguir entre la calcita-alabastro originaria de Israel de la originaria de Egipto. Además, confirma que los objetos de calcita y alabastro, como las bañeras de alabastro de Herodes el Grande, se produjeron sobre material extraído en Israel y no en Egipto.

Los datos analíticos se recopilaron primero a partir de muestras de dos fuentes bien definidas, de Egipto y el Israel actual. Las fuentes egipcias incluían muestras de calcita-alabastro antiguas y modernas. Las muestras antiguas se obtuvieron por cortesía del Kunsthistorisches Museum de Viena, Austria. Estos restos de vasijas antiguas fueron recolectados por la expedición arqueológica austriaca a Giza en el siglo XIX EC. El artefacto egipcio moderno, hecho de calcita y alabastro de origen geológico, se compró en un mercado en El Cairo, Egipto, en 2013.

La calcita y alabastro de Israel incluía materia prima de la cantera de la cueva de Te’omim, astillas (desechos de minería) encontradas en la cueva cerca de la cantera, y astillas y un bloque de piedra (materia prima tallada en un cubo, pero que aún no se usa para hacer una vasija) de Umm el-‘Umdan, un sitio arqueológico cerca de la cueva Te’omim. Se recolectaron muestras adicionales de un espeleotema en la cueva de Natuf ubicada en Wadi en-Natuf en el oeste de Samaria.

A continuación, a través de un enfoque multidisciplinario, las muestras de calcita y alabastro de Israel y Egipto se analizaron utilizando cuatro métodos analíticos, la mayoría de los cuales no se han utilizado previamente, para determinar su origen: análisis de plasma acoplado inductivamente (ICP), espectroscopia infrarroja (IR) de rutina, experimentos de RMN de estado sólido (ssNMR) de 1H y 31P y análisis de relación de isótopos estables de C y O para determinar su composición y su estructura cristalina.

“Los cuatro métodos analíticos aplicados en el estudio proporcionaron resultados consistentes, distinguiendo claramente la calcita-alabastro israelí de la egipcia por primera vez”, dijo el profesor Amnon Albeck, del Departamento de Química de la Universidad de Bar-llan, sobre los hallazgos.

Luego se aplicaron los mismos métodos a dos de las bañeras reales de Herodes el Grande, que estaban hechas de calcita-alabastro finamente trabajada y se encontraron en la fortaleza de Kypros y el palacio de Herodión, ubicado justo al sur de Jerusalén. Los resultados indicaron inequívocamente que las bañeras se extrajeron en Israel y no en Egipto, la principal fuente de calcita-alabastro en la antigüedad.

“El hecho de que ambas bañeras fueran inequívocamente extraídas de Israel y no de Egipto, como cabría esperar dada la alta calidad de la piedra, fue una sorpresa porque eso significa que Herodes el Grande utilizó productos locales, y que la calcita- La industria del alabastro en Judea en la segunda mitad del siglo I a. C. estaba lo suficientemente desarrollada y era de la calidad suficiente para satisfacer los lujosos estándares de Herodes, uno de los mejores constructores entre los reyes de ese período”, dijo el profesor Aren Maeir, coautor del estudio.

El origen de los artefactos de calcita y alabastro no puede determinarse mediante métodos arqueológicos tradicionales. Además, el análisis petrográfico, el principal método utilizado para determinar la fuente de calcita-alabastro israelí, muestra una amplia variabilidad en la textura, dependiendo de su entorno de depósito. En consecuencia, este método no pudo usarse para identificar la fuente de las bañeras. (Europa Press)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.