Choferes de Uber acusan maniobras dilatorias de la empresa tras demanda que busca reconocer la relación laboral con la aplicación

Hace un año, 51 conductores de la APP presentaron la acción judicial exigiendo que se les reconozca como trabajadores y poder acceder a los beneficios y derechos que tiene cualquier empleado contratado en nuestro país.

Se trata de una demanda laboral, conocida como declaración de unidad económica, la cual fue presentada ante el Juzgado de Letras de Valparaíso en mayo de 2021, y donde se busca que la Justicia reconozca la existencia de un vínculo laboral entre estos conductores con la aplicación Uber Chile. Se pide además el cobro de prestaciones, el pago de $7.836.000 a cada uno por concepto de 24 meses de sueldo base, y otras solicitudes.

Sin embargo, ha transcurrido más de un año desde el ingreso del texto legal y la empresa se niega a llegar a algún acuerdo o responder las demandas, lo cual preocupa a los trabajadores.

«Hasta el momento Uber no ha dado respuesta, solo ha buscado dilatar el tema. Ha oficiado a todos los bancos de los colegas pidiendo sus cuentas bancarias, le ha pedido a las otras aplicaciones que no nos den viajes, para así extender el tema. Uber nos hace tributar ante el Servicio de Impuestos Internos, haciendo un giro y pagando, pero ante el Ministerio de Transportes aún somos ilegales y nos siguen quitando los autos en las calles. Nosotros sólo queremos que se reconozca la relación que existe entre Uber y nosotros que somos los trabajadores», argumentó Rodrigo Valencia, vocero de demanda contra Uber

A esto se suman los episodios de inseguridad que viven día a día los conductores de la aplicación.

La demanda de declaración de unidad económica y cobro de prestaciones, fue presentada por el abogado Jaime Barrientos, en representación de los 51 conductores de Uber. El documento explica que todos los demandantes al inicio de la relación laboral, debieron suscribir un contrato de servicios con la empresa Rasier Operations B.V, que es parte de la Aplicación.

Dicho contrato debía ser suscrito electrónicamente por cada uno de los aspirantes a conductores de Uber, presionando un botón dentro de la aplicación, vía celular, sin firma ni otra formalidad.

«Más allá del nombre con que se define este contrato, cada conductor, innegable firmó un contrato que de inmediato establece una relación laboral. Es un hecho de la causa y para todos los efectos legales, se transforman en trabajadores de la aplicación, tal como lo establece el artículo 9 del código del trabajo en Chile. Además está claro que los conductores siguen órdenes e instrucciones de la empresa para poder concretar o llevar a cabo su trabajo», explicó el abogado Jaime Barrientos.

Agrega que todas estás instrucciones incluso quedan registradas dentro de la aplicación, con los destinos, recorridos, nombre de clientes y formas de pago. Por otro lado, la demanda también pide revisar las fórmulas en que se calcula la remuneración de los trabajadores, pues se define de manera unilateral en base a viajes realizados y bajo las condiciones establecidas por la misma aplicación.

«Acá se establecen ciertos parámetros muy discriminatorios. Además, los conductores pueden ser despedidos con el sólo hecho de recibir una mala evaluación de un cliente, generándose una desvinculación virtual la cual se traduce en el cierre de la cuenta que tiene el trabajador dentro de la aplicación. De esta forma no existe protección laboral como manda la legislación chilena y por eso hemos presentado esta demanda ante la justicia», agregó Barrientos.

Los conductores de Uber además cuestionaron la lentitud en la aplicación de la denominada Ley Uber, la cual podría solucionar varios de los problemas que plantean.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: