Oídos del Jurásico ilustran paisaje sonoro hace 160 millones de años

La reconstrucción de las frecuencias de canto de los saltamontes del Mesozoico y los oídos timpánicos más antiguos demuestran que los saltamontes habían desarrollado una comunicación acústica compleja.

Un estudio sobre la acústica de saltamontes fósiles ha proporcionado nuevos conocimientos sobre la evolución del paisaje sonoro durante el Jurásico, hace 160 millones de años.

La investigación fue publicada en PNAS por un equipo internacional de paleontólogos liderado por el Instituto de Geología y Paleontología de Nanjing de la Academia de Ciencias de China (NIGPAS)

La comunicación acústica ha jugado un papel clave en la evolución de los animales, especialmente vertebrados e insectos, desde el apareamiento hasta las llamadas de advertencia e incluso el aprendizaje social. Sin embargo, la reconstrucción de señales acústicas antiguas es un desafío debido a la extrema rareza de los órganos fosilizados.

Los insectos fueron los primeros animales terrestres en usar señales de sonido en el aire para comunicarse a larga distancia. Entre los insectos que emiten señales acústicas, los saltamontes se destacan como una fuente ideal para investigar la evolución de los órganos acústicos y el comportamiento.

El equipo de investigación informó sobre los primeros oídos timpánicos y el sistema de producción de sonido (aparato estridulatorio) en saltamontes mesozoicos excepcionalmente conservados.

«Las orejas timpánicas recién descubiertas en saltamontes profalangópsidos del Jurásico Medio Daohugou Konservat-Lagerstätte representan las orejas de insectos más antiguas conocidas, extendiendo el rango de edad del tímpano auditivo de tipo moderno en 100 millones de años hasta el Jurásico Medio, hace unos 160 millones de años», dijo en un comunicado XU Chunpeng, autor principal y estudiante de doctorado en el NIGPAS.

La reconstrucción de las frecuencias de canto de los saltamontes del Mesozoico y los oídos timpánicos más antiguos demuestran que los saltamontes habían desarrollado una comunicación acústica compleja, incluidas las señales de apareamiento, la comunicación entre machos y la audición direccional, al menos en el Jurásico Medio.

Además, los saltamontes habían desarrollado una gran diversidad de frecuencias de canto, incluidas llamadas musicales de alta frecuencia, acompañadas de particiones de nichos acústicos, todo al menos hacia el Triásico Superior (hace 200 millones de años). Esto sugiere que la comunicación acústica ya podría haber sido un importante impulsor evolutivo en la radiación temprana de los insectos terrestres después de la extinción masiva del Permo-Triásico.

La transición de los saltamontes del Jurásico Inferior y Medio de las faunas de insectos dominadas por haglid extintas a las existentes dominadas por profalangópsidos coincidió con la diversificación de los grupos derivados de mamíferos (celados) y la mejora de la audición en los primeros mamíferos, lo que respalda la hipótesis de la coevolución acústica de mamíferos y saltamontes. Los cantos de alta frecuencia de los saltamontes del Mesozoico podrían incluso haber impulsado la evolución de sistemas auditivos intrincados en los primeros mamíferos y, a la inversa, los mamíferos con una capacidad auditiva progresiva podrían haber ejercido una presión selectiva sobre la evolución de los saltamontes, incluida la renovación de la fauna.

Estos hallazgos demuestran que los insectos, especialmente los saltamontes, dominaron los coros durante el Triásico, una situación diferente del paisaje sonoro moderno. Después de la aparición de pájaros y ranas en el Jurásico, el paisaje sonoro del bosque se volvió casi igual al moderno en el Cretácico, excepto que carecía del sonido de las cigarras (que tienen menos llamadas musicales).

Estos resultados también destacan la importancia ecológica de los insectos en el paisaje sonoro mesozoico, que hasta ahora ha sido en gran parte desconocido en el registro paleontológico. (Europa Press)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: