Space X aplaza estreno orbital de Starship por válvula congelada

Starship es también el cohete más grande jamás construido, con una altura de 120 metros cuando está completamente apilado. Pero se hará aún más grande, otros 10 metros más o menos, reveló Musk recientemente.

Starship, el prototipo de nave interplanetaria de Space X, no ha sido lanzado este 17 de abril finalmente, debido a que una válvula de propelente se congeló durante el repostaje.

La secuencia de cuenta atrás se mantuvo hasta que restaban solo 40 segundos para el lanzamiento, que se había previsto a las 13.20 UTC desde la Starbase de Space X en Boca Chica, Texas.

Se tratab del primer vuelo del prototipo de nave interplanetaria Starship integrada en un cohete Super Heavy. Durante la carga de propelente criogénico previa al despegue se détectó que una válvula se había congelado, lo que obligó a aplazar el lanzamiento, según explicó Elon Musk, presidente de la compañía, en su cuenta de Twitter.

Según el plan de vuelo, estaba previsto que el cohete retornase a tierra pocos minutos después del lanzamiento para realizar un amerizaje controlado cerca de Starbase. Mientras, Starship alcanzaría la órbita y cruzará el globo sobre el Atlántico, África, el Índico y el Pacífico para impactar al norte de Hawai. El vuelo se extendería durante una hora y media.

«Para la primera prueba de vuelo, el equipo no intentará un aterrizaje vertical de Starship o una captura del propulsor Super Heavy», precisó Space X.

Starship es un sistema de transporte, que en el futuro será reutilizable, «diseñado para llevar tanto a la tripulación como a la carga a la órbita terrestre, ayudar a la humanidad a regresar a la Luna y viajar a Marte y más allá», explica la propia compañía en un comunicado.

Antes de este primer intento de vuelo, el equipo de SpaceX completó múltiples pruebas de vuelo suborbital de la etapa superior de Starship desde Starbase. Estas pruebas de vuelo ayudaron a validar el diseño del vehículo, «demostrando que Starship puede volar a través de la fase subsónica de entrada antes de volver a encender sus motores y cambiar a una configuración vertical para aterrizar».

Además de la prueba de la etapa superior de Starship, el equipo ha realizado numerosas pruebas previos del cohete Super Heavy, que incluyen los encendidos estáticos cada vez más complejos que llevaron a una prueba de 31 motores Raptor de duración completa: la mayor cantidad de encendidos de motores de cohetes simultáneos en historia.

Esos motores de primera etapa generan alrededor de 16,5 millones de libras de empuje en el despegue, lo que significa que Starship-Super Heavy se convertirá en el cohete más poderoso de la historia cuando se lance.

Starship es también el cohete más grande jamás construido, con una altura de 120 metros cuando está completamente apilado. Pero se hará aún más grande, otros 10 metros más o menos, reveló Musk recientemente.

El equipo también ha construido la torre de lanzamiento y captura de cohetes más alta del mundo. Con 146 metros, la torre de lanzamiento y captura está diseñada para apoyar la integración, el lanzamiento y la captura del vehículo del propulsor de cohetes Super Heavy. (Europa Press)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: