Presidente argentino pide a países de la región crear mecanismo para combatir crimen organizado

El ministro de Seguridad argentino, Aníbal Fernández, ha asegurado que "la delincuencia trasnacional y, sobre todo, la comercialización de drogas ilícitas, el tráfico de personas y de armas y el ciberdelito presentan una lucha desigual porque las bandas criminales en la clandestinidad multiplican sus fondos.

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, ha hecho un llamado a los países de la región para reunirse en las próximas semanas con el fin de «formalizar un mecanismo» para combatir el crimen organización.

Fernández ha hecho referencia a la idea planteada por su homólogo chileno, Gabriel Boric, en el marco de la reunión de Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), de reunir «a los países de la región para formalizar un mecanismo que nos permita atacar al crimen organizado».

El mandatario argentino ha anunciado que hablará con el mandatario brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, para realizar «en las próximas semanas una primera reunión donde poder empezar a intercambiar información de lo que nos pasa», ha declarado al encabezar el acto de inauguración de la Cumbre Extraordinaria 2023 de la Comunidad de Policías de América (Ameripol), en la ciudad de Buenos Aires.

El ministro de Seguridad argentino, Aníbal Fernández, ha asegurado que «la delincuencia trasnacional y, sobre todo, la comercialización de drogas ilícitas, el tráfico de personas y de armas y el ciberdelito presentan una lucha desigual, porque las bandas criminales en la clandestinidad multiplican sus fondos y pretenden ponerse por encima de las leyes a cualquier costo».

«Enfrentarlos pasa por la capacidad de nuestra actuación conjunta, los intercambios de información y la coordinación de actividades preventivas», ha explicado el titular de Seguridad.

Además, el presidente de Argentina ha asegurado que «ya no son personas individuales las causantes del delito, sino que son proyectos casi empresariales que ni siquiera son locales, son trasnacionales». Según indica, el problema «ya no alcanza la acción de un territorio, sino que necesitamos el acuerdo para el trabajo conjunto de otros».

«En un tiempo en donde la democracia está puesta en crisis y donde la atomización política es tan grande que la democracia se debilita, respetar el Estado de Derecho supone una forma de respetar las normas de convivencia en la vida democrática y los derechos de todos y cada uno», ha agregado. (Europa Press)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: