Especialistas aclaran anuncio de la OMS sobre uso de edulcorantes como sustitutos del azúcar

Sobre esta sustancia se advirtió que aumentaría el riesgo de enfermedades no transmisibles (ENT) y que no ayudaría a controlar el peso.

Con el objetivo de garantizar la seguridad y la inocuidad alimentaria, especialistas del Grupo Transdisciplinario para la Investigación, Docencia y Extensión en Obesidad de Poblaciones (GTOP) de la Universidad de Chile organizaron el conversatorio «Aumento de Exposición a Edulcorantes, ¿Qué hacer?”, un espacio impulsado para abordar el reciente anuncio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre estos productos. La actividad se realizó el pasado 13 de julio de manera online y contó con el apoyo de la Unidad de Redes Transdisciplinarias de la Vicerrectoría de Investigación y Desarrollo (VID).

EL ORIGEN DEL ANUNCIO

En mayo de 2023, la OMS publicó una directriz basada en evidencia científica sobre el uso de edulcorantes sin azúcar. El informe indicó que los edulcorantes no eran factores dietéticos esenciales y que carecían de valor nutricional, creando gran revuelo entre quienes utilizan, producen e indican los edulcorantes como sustitutos del azúcar. Acesulfamo-K, aspartamo, advantamo, ciclamatos, neotamo, sacarina, sucralosa, stevia y los derivados de la stevia fueron algunos de los endulcorantes sobre los que la OMS alertó, generando diversas interpretaciones erróneas en la población, tales como la prohibición de su uso, e incluso, volver al consumo de azúcar.

El conversatorio reunió a diversos especialistas nacionales e internacionales, entre ellos, Lorena Rodríguez, académica de la Escuela de Salud Pública de la U. de Chile; Verónica Sambra, del Departamento de Nutrición de la U. de Chile; Marcela Reyes, del Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA) de la U. de Chile; Alejandra Contreras, investigadora del Instituto Nacional de Salud Pública de México; Daniel Egaña, del Departamento de Atención Primaria y Salud Familiar de la U. de Chile; y el representante del Ministerio de Salud (MINSAL), Cristián Cofré.

DESPEJANDO DUDAS SOBE LOS EDULCORANTES 

La primera parte del encuentro abordó la nueva directriz de la OMS. En su presentación, la profesora Lorena Rodríguez explicó que la medida fue una recomendación condicional, en donde no estaban consideradas las personas con diabetes preexistentes. “Lo que sugirió la OMS fue que los edulcorantes no azucarados no se utilicen como medio para lograr el control de peso o reducir el riesgo de enfermedades no transmisibles”, aclaró la académica, quien agregó que “esto es una recomendación condicional, es decir, no es una recomendación de toxicidad”.

Además, enfatizó que la recomendación del organismo internacional es tener una dieta sana, “pues las sustituciones de los azúcares añadidos por edulcorantes sin azúcar no son suficientes para mejorar una dieta. Es mejor sustituir los productos con azúcares añadidos por frutas y otros alimentos mínimamente procesados, y reemplazar las bebidas endulzadas por versiones más naturales como el agua”. En esta línea, la especialista destacó que, en una dieta saludable y sostenible, como lo proponen las nuevas Guías Alimentarias Chilenas, se debe ocupar el dulzor propio de las frutas y verduras frescas de la estación. Esto, además de potenciar las preparaciones caseras, así como el mayor consumo de legumbres y pescados en la ciudadanía.

Otra de las presentaciones estuvo a cargo de Marcela Reyes, quien se refirió a su proyecto de investigación FONIS 2019 llamado “Consumo de edulcorantes no calóricos en lactantes, preescolares y adolescentes de ingreso medio-bajo después de la implementación de la Ley 20.606 sobre composición nutricional de los alimentos y su publicidad: descripción y recomendaciones”. Los resultados del estudio mostraron que posterior a la implementación de la Ley de Etiquetados hubo una disminución importante en el uso de azúcares en alimentos envasados, principalmente en tres categorías: bebestibles, lácteos y cereales para el desayuno.

“Aumentó en seis puntos porcentuales la utilización de edulcorantes no nutritivos, pasando de estar presente en un 38% de los alimentos envasados dulces, a estarlo en un 44% (~25% del total de productos envasados)”, explicó la docente. De acuerdo a la investigación, esto se dio principalmente entre los lácteos, bebestibles y postres helados. “Tras la implementación de la Ley, se aumentó el uso de sucralosa y stevia, así como también el uso de edulcorantes fue más frecuente entre los alimentos que disminuyeron su contenido de azúcares”, detalló Reyes.

Buscando aportar en la materia y entregar lineamientos para informar sobre el uso de edulcorantes, el estudio realizó una guía de ocho recomendaciones para los tomadores de decisiones aprobada por 25 expertos en el área. Entre ellas, destacó el informar la presencia de edulcorantes no calóricos en la cara frontal de alimentos envasados, vía mensaje de advertencia usando una leyenda precautoria, restringir el marketing para niños y niñas en alimentos que contengan edulcorantes no nutritivos, y fortalecer la fiscalización que ya existe sobre veracidad del etiquetado en edulcorantes no nutritivos con enfoque de riesgo, entre otros.

¿CÓMO AVANZAR EN MATERIA DE REGULACIÓN?

En 2015, Chile implementó la Ley de Etiquetados, que establece la obligación de indicar en el envase o etiqueta de los alimentos envasados todos sus ingredientes, incluyendo aditivos, información nutricional y los contenidos de energía, azúcares, sodio y grasas saturadas. Si bien esta norma ha representado un avance en materia nutricional, no ha abarcado la nueva directriz anunciada por la OMS sobre el uso de edulcorantes. Esta situación ha provocado que el uso de edulcorantes se haya disparado. Según el académico Daniel Egaña, “si uno hiciera un cálculo especulativo del consumo de un niño que ingiere productos que están endulzados con edulcorantes no calóricos, superaría muchísimo el consumo diario aceptado”.

Finalmente, Cristian Cofré, asesor del MINSAL, afirmó que a nivel nacional se llevará a cabo una actualización de las Guías Alimentarias. «Vamos a incorporar mensajes conductuales para la población, como, por ejemplo, que el consumo excesivo de sabor dulce en los alimentos no es recomendable, o la necesidad de evitar el uso de azúcar y edulcorantes, especialmente en lactantes y niños menores de dos años», destacó. Además, añadió que actualmente se están realizando modificaciones al Reglamento Sanitario de los Alimentos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: