Deudores morosos aumentaron y se anuló el descenso registrado por el “borronazo” de la salud

El trimestre julio-septiembre acumuló 4.089.248 personas con compromisos impagos, 77.384 más que en junio, lo que representa un alza de 1,9% trimestral, incremento cuya magnitud no se observaba desde junio de 2020, en plena pandemia. Los morosos corresponden al 26,4% de la población mayor de 18 años.

De acuerdo con el 42° Informe de Deuda Morosa que elaboran la Universidad San Sebastián y Equifax, en el tercer trimestre de 2023 el número de deudores morosos aumentó a 4.089.248 personas, retomando la tendencia al alza luego de la implementación de la ley que prohíbe informar deudas en salud. La cifra subió un 1,9% con respecto al periodo anterior y disminuyó un 0,6% anual. Este incremento trimestral es el mayor desde junio de 2020, cuando se observó el peor registro de morosidad, en plena pandemia. Actualmente, el 26,4% de la población mayor de 18 años registra deudas impagas.

La deuda morosa total también evidenció un alza, llegando a US$9.343 millones, lo que corresponde a una variación real trimestral de 5,2% y real anual de 1,2%. La cifra supera incluso los aumentos que se dieron en pandemia, donde llegaron a un 3,4%, específicamente en diciembre de 2020. La mora promedio alcanzó los $2.072.012, un 3,2% más que el trimestre anterior. Este es el mayor incremento desde diciembre de 2020, cuando subió un 4,2%.

“En este informe estamos observando las peores cifras de morosidad desde 2020, tanto en el número de morosos como en los montos de la mora. Esto, por cierto, anuló todo el efecto de la caída producto del “borronazo” de la salud que se aplicó desde el reporte de junio”, comentó Alejandro Weber, decano de la Facultad de Economía y Gobierno de la Universidad San Sebastián.

Para el académico «son cifras preocupantes, pero consistentes con nuestros deteriorados indicadores macroeconómicos, como la contracción de la economía, que podría caer hasta el 0,5% este año; la tasa de desempleo del 9%, equivalente a 890 mil personas sin trabajo y un déficit de 450 mil si consideramos la tendencia pre-pandemia. A esto se suma la caída de la inversión y del consumo. La morosidad es un síntoma del funcionamiento de la economía y esta nos está dando una nueva señal de alerta que debe enfrentarse con políticas que propicien el empleo y la reducción de la informalidad para generar más y mejores ingresos permanentes para las familias”.

Por su parte, Ignacio Bunster, gerente de Asuntos Corporativos de Equifax, confirmó que, en medio de un panorama económico complejo, este es un antecedente que nos debe poner en alerta. “El aumento de los morosos y del monto de la mora entre los chilenos, se ha convertido en un desafío que debemos abordar cuanto antes como país. Las cifras son claras y preocupantes, no solo por los resultados que estamos viendo ahora, sino porque en Chile existe una base de morosos que se ven atrapados en un círculo vicioso de deudas. Esto no solo afecta sus finanzas personales, sino que también tiene un impacto negativo en la economía del país”.

Bunster adelantó que, si bien los indicadores económicos para 2024 son más auspiciosos que los de este año –el Banco Mundial proyectó una caída de la economía chilena hacia el fin de 2024, pero un repunte de 1,8% para el próximo año–, aún el panorama económico seguirá deteriorado, más aún con un escenario geopolítico tan complejo como el actual. “En un momento en el que la economía chilena y global enfrentan desafíos como la inflación y la incertidumbre económica, es esencial que las personas tomen medidas responsables para gestionar sus finanzas, evitar el sobreendeudamiento y el no pago de deudas”, concluyó.

Más deudores morosos en todos los grupos socioeconómicos

El grupo socioeconómico D (hogares con ingresos mensuales que bordean los 640 mil pesos) es el segmento que acumula la mayor cantidad de personas con deudas impagas, con un total de 2.491.459. Esto es equivalente al 44,3% del total de la población en este segmento y al 60,9% del total de morosos en el país. Este grupo presenta una mora promedio de $1.621.468.

Todos los grupos socioeconómicos aumentaron sus moras promedio, a excepción del segmento ABC1 (ingresos de $3.115.807). Sin embargo, este grupo promedia el mayor monto de mora promedio con $4.949.079. El tramo de menores ingresos, el GSE E (ingresos promedio de 360 mil pesos por hogar) fue el que evidenció el mayor crecimiento en la mora promedio, con un 6% de incremento, llegando a $1.393.968, lo que representa 3,86 veces sus ingresos.

Suben los morosos intermitentes

Los morosos permanentes (moras por 12 meses o más) continúan agrupando a más del 70% del total de personas con deudas impagas en Chile, pero su participación en un año ha caído 1,5 puntos porcentuales (p.p.).

Por su parte, los morosos intermitentes (quienes tienen al menos una deuda publicada en los últimos 12 meses) crecieron hasta llegar a un 21,9%, lo que representa un incremento de 3 p.p. en un año. La participación de los nuevos morosos (aquellos sin deudas impagas en periodos previos de medición) disminuyó un 1,4 p.p. anual.

Aumentó la brecha de género

Comparado con el trimestre abril-junio de 2023, el número de deudores morosos subió un 1,9% en hombres (1.963.594 personas) y un 2% entre las mujeres (2.125.654 personas). La brecha de género sigue en alza alcanzando un 8,3%, es decir, las personas en situación de mora dentro de la población femenina superan en 162.060 a los hombres.

A septiembre de 2023, los hombres con deudas impagas corresponden a un 25,9% de los mayores de 18 años, mientras las mujeres en esta condición abarcan el 26,8% de la población mayor de edad.

La mora promedio de los hombres subió un 2,4% trimestral, llegando a $2.756.076, mientras que la cifra para las mujeres registró un alza de 4,8%, llegando a $1.440.100.

Adultos jóvenes y adultos mayores son los más afectados

Con respecto a junio de 2023, todos los tramos etarios tuvieron alzas en cuanto a número de morosos, siendo el segmento de 70 años o más, el que más lo hizo, subiendo un 5,3%.

Un total de 257.830 personas de este grupo presenta morosidades, lo que representa el 14,6% del total de su segmento. La mayor cantidad de morosos se ubica en el segmento de 30 a 44 años, totalizando 1.598.692 personas, lo que representa un alza de 1,7% trimestral y de 1,9% anual. Para este segmento, el 34,6% de sus integrantes se encuentran en morosidad.

Al considerar la mora promedio, el mayor incremento trimestral se dio en el rango entre 25 y 29 años, quienes evidenciaron un alza de 9,2%. Este tramo etario también presentó el mayor incremento anual, con una variación real de 11%. La mora promedio para ellos asciende a $1.019.355. La mora promedio más alta es de $2.495.063 y se ubica en el segmento etario entre 45 y 59 años.

Al considerar los rubros, el retail sigue siendo el que agrupa a un mayor número de personas con compromisos impagos con un 46,7% del total, le sigue la banca con un 24,9%. Ambos aumentaron el monto total de la mora, subiendo 1,2 y 3,3 puntos porcentuales respectivamente.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: