A pesar de la lluvia: sigue la megasequía en Chile

Así lo aseguro hoy la Dirección Meteorológica en su informe anual.

El 2023 cerrará con un registro de lluvias por encima de lo habitual, pero no lo suficiente para eliminar la megasequía sufrida desde hace unos 15 años, informó hoy la Dirección Meteorológica de Chile (DMC).

Desde la Región de Valparaíso hasta Magallanes, en el centro y sur del territorio nacional, hubo condiciones de superávit de precipitaciones, en particular en Curicó, Coyhaique y Chillán, señaló Catalina Cortés, encargada de la Oficina de Servicios Climáticos.

La especialista de la DMC indicó que en Curicó cayeron en agosto 317 milímetros, lo cual lo ubica como el segundo más lluvioso de los últimos 74 años.

Sin embargo, estas condiciones no bastan para poner fin a la prolongada sequía que vive Chile desde 2007 y, en general, la temporada 2023 debe tomarse como un pequeño paréntesis, precisó Cortés.

Para superar la carencia del líquido vital debieran ocurrir varios años seguidos con las mismas características del que está por terminar.

Si bien el déficit es una consecuencia de la crisis climática global, en Chile está agravada por el régimen de propiedad privada de muchas fuentes, aplicado desde la dictadura militar (1973-1990).

De acuerdo con diversos estudios este es uno de los países con mayor nivel de privatización del agua del mundo, con el 80 por ciento de los recursos en manos de los particulares.

Grandes empresas mineras, de energía y agrícolas consumen cantidades irracionales de líquido, en un país tradicionalmente seco.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: