Movidas para suceder a Carter en La Florida: la caída definitiva de la delfín

El edil, además de sus aspiraciones presidenciales, no puede postular a un tercer periodo en la populosa comuna capitalina.

El solo anuncio que la exministra de Sebastián Piñera, Cecilia Pérez, llegó a La Florida para ocupar el cargo de jefa de gabinete del actual alcalde, Rodolfo Carter, concentró todas las miradas en la comuna capitalina y abrió las especulaciones de cuáles serán las cartas que irán por el sillón que deja libre el actual edil.

Además de sus aspiraciones presidenciales -Carter no puede reelegirse-, el alcalde está muy interesado en dejar en su cargo a alguien de su confianza y que lo apoye en su eventual carrera a La Moneda. No en vano, La Florida es una de las comunas más grandes del país.

Cecilia Pérez comenzó su trabajo el 10 de octubre, tras dejar el puesto de asesora del Consejo Constitucional, aunque continúa siendo vicepresidenta de Azul Azul. Lo mismo hicieron, en fechas similares, Katherine Martorell en Providencia y Karla Rubilar en Puente Alto.

La exministra Pérez, quien fue concejal por La Florida y trabajó largos años en esa comuna con laa exsenadora Lily Pérez, tiene una larga relación con Carter, desde que integraron el concejo municipal, ella por RN y él por la UDI, partido al que entró de la mano de Rodrigo Álvarez y al que renunció posteriormente.

Pérez, sin embargo, no está muy tentada a entrar en la carrera por la alcaldía, donde ya hay otras interesadas, una también proveniente del riñón del piñerismo. Por la otra vereda, la del oficialismo, también se están moviendo las piezas y comenzó a caminar por las calles de La Florida el otrora ministro de Educación de Boric, Marco Antonio Ávila. Una ministra que pudo ir, pero optó por quedarse en La Moneda, fue Antonia Orellana, titular del ministerio de la mujer y Equidad de Género.

Comuna influyente y decisiva

La Florida, con una superficie de 7.020 hectáreas, concentra al 6,03 por ciento de la población de la Región Metropolitana, casi 400 mil personas, lo que la convierten en una de las comunas más populosas del país, después de Puente Alto, Maipú y Santiago.

Su población está compuesta principalmente por familias de nivel socioeconómico medio, ubicándose en el lugar número 12 entre las 346 comunas que conforman Chile en términos de Índice de Desarrollo Humano.

Por su gran población, elige 10 concejales, la mayoría de ellos jóvenes y con ansias también de suceder al ahora independiente pro Chile Vamos Carter. Este, que ganó en 2021 con más del 58 por ciento de los votos y superó con amplitud al candidato del PC, Nicolas Hurtado, está acompañado en el Concejo municipal por 2 RN (Felipe Mancilla y Lina Ríos Briceño), un UDI (Alejandra Parra), dos comunistas “Marcela Abedrapo Iglesias y José Seves Rojas), una RD (Lorena Estivales), un PPD (Alex Castillo), una del Partido Igualdad (Verónica Miranda), una del Partido Ecologista Verde (Eugenia Hermosilla) y un PDC (Roberto Valenzuela).

Entre ellos podría estar el sucesor o la competencia del delfín de Carter, en una comuna que también tiene adherentes la actual ministra vocera, Camila Vallejo, quien fuera diputada por el distrito y podría ayudar a una candidata del PC, como Marcela Abedrapo, por ejemplo, una de las voces más críticas del concejo contra Carter. “Está más pendiente de su posicionamiento personal, que a ejercer el cargo público con las responsabilidades que le asigna la ley”, dijo la concejal comunista a The Clinic y que fue la primera mayoría municipal en las pasadas elecciones.

A Abedrapo, sin embargo, le salió el exministro Ávila al cruce y se le hará muy difícil competirle a un rostro con alto conocimiento público.

Faltando menos de un año para las elecciones, serán el 27 de octubre del 2024, las figuras que quieran postularse por La Florida ya desaprovecharon la vitrina del plebiscito del 17 de diciembre, tal vez reservándose para un momento menos polarizado. Pero también porque saben que Carter tiene muchas cartas bajo la manga. Y quizá está viendo como caen las que el no aliente.

Rubilar: ¿De Puente Alto a La Florida?

Una de las figuras de la oposición que estaría mirando con interés la comuna de La Florida es la exintendenta y exministra vocera de Sebastián Piñera, la RN Karla Rubilar, quien está sondeando su adhesión en la zona, luego de -al parecer- renunciar a ir por Puente Alto, donde el hijo de Manuel José Ossandón, su sobrino e hijo de Ximena Ossandón y el exsubsecretario de Piñera, Emardo Hantelmann, tienen puesto los ojos en el sillón alcaldicio. “Es una pelea dura para ella”, dicen en RN.

Rubilar llegó a Puente Alto con el beneplácito del alcalde Codina (tampoco puede reelegirse), quien la llevó a su gabinete con un sueldo de más de 4 millones para que realizara la “coordinación y supervisión de casos derivados de alcaldía y gestión de agenda”.

Desde el riñón del carterismo, entonces, también quiere correr Janett Fernández Pizarro, quien tuvo una buena relación con el alcalde, pero que se fue alejando y desde comienzos del 2023 prepara su plataforma electoral para suceder a su exjefe.

Quien fuera jefa de la Secretaría Comunal de Planificación (Secpla) de La Florida y luego secretaria general de la Corporación Municipal, cargo al que accedió “a pesar de estar demandada por Contraloría por gastos que no están correctamente justificados por $146 millones de pesos y por cajas de alimentos que se entregaron a personas con rut que no existen y de personas fallecidas, durante la pandemia”, según Interferencia.

Abogada y máster en estudios políticos de la Universidad Complutense de Madrid, Fernández ya fue candidata a concejal, pero en La Reina, por un cupo de Renovación Nacional (RN). Su candidatura se frustró y tuvo un fuerte enfrentamiento con el exalcalde Luis Montt, quien le había confiado la administración municipal a la eficiente -pero irascible- Fernández. Partió en 2012 a La Florida donde, además, del juicio de cuentas iniciado por Contraloría y una investigación penal por el caso de las cajas de alimentos, se le reprocha su cercanía personal con el arquitecto Javier Alejandro Badawy Muñoz, quien luego de trabajar más de 11 años en el municipio a honorarios se autodespidió y solicitó una millonaria indemnización.

El municipio, quien se negó a pagar más los de 300 millones que solicitaba el exfuncionario, finalmente terminó cediendo y firmó un acuerdo con el demandante y le canceló 60 millones, una de las indemnizaciones más altas pagadas por una municipalidad en todo el país.

Ya antes de Badawy había tenido un problema similar en el cual intervino la Contraloría, cuando contrató a otro amigo cercano, quien había trabajado para una empresa que prestó servicios informáticos al municipio. Fernández le permitió tomar vacaciones, cuando no le correspondían, para realizar una viaje juntos al exterior. Resultado: un sumario administrativo por la falta.

Otro problema lo tuvo con el exconcejal Marcelo Zunino, también muy cercano a ella, quien fue denunciado ante el Ministerio Público por la Contraloría por fraude al fisco por más de 24 millones de pesos.

Fernández, quien era una de las regalonas de Carter y que la nombró en diversos cargos, creó también una fundación a comienzos de año y que, en medio de los escándalos de Antofagasta, no ha tenido gran movimiento: La Florida Circular.

La idea era usarla como plataforma de una campaña que ya había iniciado el año anterior cuando fue nominada como jefa de la Corporación Municipal de La Florida (Comudef) y utilizó la instancia para mostrarse en actividades deportivas, vacunación e adultos mayores y visitas a colegios y centros de salud.

Fue tanta la exposición que el propio alcalde Carter calificó una de las actividades como dignas de Alfredo Stroessner, por el culto a la personalidad que se hacía en ellas de la titular de la Comudef. Incluso dos concejales, el DC Roberto Valenzuela y el RN Felipe Mancilla, se quejaron latamente en el Concejo Municipal de la conducta de Fernández. Ese mismo año, según denunció Interferencia, autorizó y firmó dobles pagos a funcionarios municipales para que trabajarán simultáneamente en la Corporación y así le fueran leal en la campaña que se avecinaba.

En la actualidad y cuando comienzan a aparecer los candidatos para suceder a Carter, la estrella de Janet Fernández comienza a apagarse y se diluye la posibilidad de que postule al sillón edilicio de La Florida.

Ahora está con licencia médica, incluso, luego de que se enterara que habría llegado una decena de cartas de personas que trabajaron con ella, constituyendo su círculo más íntimo, pero que hoy la denuncian por acoso y maltrato laboral.

Así, quien parecía ser la delfín de Rodolfo Carter, ya no cuenta con apoyo dentro de una municipalidad que concentra el interés de muchos grandes nombres de la política nacional. Algunos de los cuales, sin duda, siguen muy bien tapados.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: