Gobierno de Obama se retracta ante exclusión a Bolivia de Tratado de lucha contra las drogas

Otra polémica entre el gobierno de Estados Unidos y el de Bolivia se apaciguó con una declaración de Obama, quien dijo que recomendará la reincorporación de La Paz al programa de preferencias arancelarias, si mejora su “cooperación” en la lucha contra las drogas.

El ministro de Finanzas Económicas del país vecino, Luis Arce, dijo la tarde de ayer que ve con buenos ojos el hecho de que Barack Obama “haya reconocido que cometió un error”, al excluirlos de la aplicación de Preferencias Andinas y erradicación de Drogas (ATPDEA en Inglés), en circunstancias en que este lunes fue promulgada la extensión por un año de dicha ley. Sin embargo, aclaró que Bolivia no realizará ninguna gestión para volver al tratado.

“Si es algo que viene de los Estados Unidos bienvenido y si no lo es, nosotros tenemos ya la política aplicada para diversificar esos mercados”, dijo a la radio Patria Nueva, haciendo alusión a la normalización de los valores exportados, destinados hoy a Venezuela.

“El pueblo estadounidense pone a un negro como presidente y no puedo entender cómo un excluido negro puede excluir a un indio excluido”, dijo este martes Evo Morales a través del canal público, Bolivia TV, explicando que la decisión del gobierno norteamericano ha fortalecido la independencia económica de su país, pero condenando su actitud, que califica como una “venganza política” por el modelo que impulsa el gobierno boliviano.

Al respecto, argumentó que las exportaciones bolivianas de manufacturas oro y madera al mercado estadounidense cayeron solo un 10% en 2009, un 8 y 15% por debajo  de las de Perú y Colombia, colaboradores de Washington. Además explicó que hacia el 2010 dichas exportaciones serán destinadas adicionalmente a Argentina y Brasil, libres de impuestos aduaneros.

Los últimos altercados importantes entre ambos países ocurrieron meses antes de la asunción de Obama, resaltando en septiembre la expulsión del embajador estadounidense, Philip Goldberg, acusado de conspirar con la oposición boliviana para gestionar un golpe de Estado frustrado. A esto se suma la remoción de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA), por conspirar contra el gobierno y, como lo dijera el propio Evo Morales, por “asesinar campesinos cocaleros”.

Comentarios (0)
Agregar comentario