Grupo de Lima llama a una salida democrática y sin uso de la fuerza en Venezuela

Los países que integran el Grupo de Lima buscan una salida conducida por los ciudadanos en Venezuela y sin el uso de la fuerza, según incluyeron en uno de los 18 puntos de su declaración final tras la reunión del lunes en la capital colombiana.

“Reiteran su convicción de que la transición a la democracia debe ser conducida por los propios venezolanos pacíficamente y en el marco de la Constitución y el derecho internacional, apoyada por medios políticos y diplomáticos, sin uso de la fuerza”, dice el punto 16 de la declaración leída en Bogotá por el canciller colombiano Carlos Holmes Trujillo.

Además, la declaración aclara que se “adelantarán gestiones directas ante el Secretario General de la Organización de Naciones Unidas para que, de conformidad con sus competencias, impulse la activación del Sistema de Naciones Unidas en relación con lo que está ocurriendo en Venezuela”.

El vicepresidente de EEUU, Mike Pence, también presente en las conversaciones del grupo en Colombia, exhortóa los países que apoyan al Gobierno de Nicolás Maduro a que reconsideren su postura.

“A aquellos países que apoyan a Maduro, reconsideren su apoyo al tirano; únanse a las naciones del mundo que están junto al pueblo venezolano”, dijo Pence en una reunión del Grupo de Lima sobre Venezuela celebrada en Bogotá.

Rusia, China, Cuba, Bolivia, Irán y Turquía, entre otros países, siguen apoyando al Gobierno de Maduro.

El 5 de enero el diputado Juan Guaidó fue elegido presidente de la Asamblea Nacional, parlamento unicameral en desacato desde 2016.

El 23 de enero, dos días después de que el Tribunal Supremo anulara su designación, Guaidó se autoproclamó “presidente encargado” de Venezuela, apelando a un artículo constitucional que prevé esa figura.

El presidente Nicolás Maduro, quien asumió su segundo mandato el 10 de enero tras unas elecciones que la oposición boicoteó, calificó la declaración de Guaidó de intento de golpe de Estado y responsabilizó a EEUU de haberlo orquestado.

Guaidó fue reconocido de inmediato por los EEUU, a los que se sumaron unos 50 países, incluidos casi todos los de la Unión Europea.

En América, México y Uruguay se rehusaron a reconocer a Guaidó, se declararon “neutrales” y llamaron a un diálogo entre las partes para resolver la crisis. (Sputnik)

zzz/dcl

zzz/ms

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.