Marcha indígena en Ecuador impulsa traslado de Gobierno a Guayaquil

El presidente Lenín Moreno decidió trasladar la sede del Gobierno a Guyaquil en marco de protestas indígenas que han intensificado las tensiones en Ecuador.

El presidente ecuatoriano Lenín Moreno decretó un estado de excepción este último jueves en respuesta a las protestas que estallaron en el país debido a la eliminación de subsidios de gasolina.

Las tensiones políticas en Ecuador han ido aumentando en los últimos días y no muestran señales de aplacarse. Esta semana, una gran movilización indígena ha puesto al país en alerta y miles han marchado para expresar su insatisfacción con las políticas económicas implementadas por el estado. El presidente Moreno anunció el traslado de la sede del Gobierno de Quito a Guayaquil tras la inminente llegada de los manifestantes a la capital. 

Acompañado por el vicepresidente Otto Sonnenholzner, el ministro de Defensa Oswaldo Jarrín y toda la cúpula militar, el presidente Moreno anunció la traslada presidencial. Aprovechó para reiterar la necesidad de los recortes y para condenar a las protestas, las cuales han puesto a Ecuador en un estado de caos. 

Manifestantes llegan a Quito en camiones este lunes | Cristina Vega (AFP)

Palabras del presidente Moreno 

El presidente expresó que, tal como lo dijo al comienzo, no dará marcha atrás.”Ecuatorianos: la eliminación del subsidio a los combustibles es una decisión histórica, que quita de las manos a los contrabandistas cientos de millones de dólares. Recordemos que esta decisión afecta a grandes intereses económicos y a grandes intereses políticos que buscan desestabilizar al país. Esa decisión asegura que nuestra economía esté sana y la dolarización protegida. Les aseguro que por duro que parezca, hemos hecho lo correcto para con la patria”, manifestó el mandatario.

En cuanto a las protestas, el mandatario declaró que “no son una manifestación de descontento social”, sino que “demuestran que hay decisión para romper el orden democrático. Aquellos que actúan con intención de agredir son individuos pagados”. 

Además añadió que “acaso creen ustedes que es coincidencia que (Rafael) Correa, (el exasambleísta) Virgilio Hernández, (el excanciller Ricardo) Patiño, (la opositora Paola) Pabón, hayan viajado al mismo tiempo, hace pocas semanas a Venezuela. El sátrapa de (Nicolás) Maduro ha activado junto con Correa su plan de desestabilización”. 

Ellos son quienes están detrás de este intento de golpe de Estado y están usando, e instrumentalizando, algunos sectores indígenas, aprovechando su movilización para saquear y destruir a su paso,” insinuó. 

Manifestantes y policías en una carretera de Quito | Rodrigo Buendia (AFP)

Preparaciones para más protestas 

En Guayaquil, la segunda ciudad más importante del país, se han tomado medidas de prevención, con el cierre de tránsito de sus puentes y otros puntos de acceso. También se han suspendido las clases escolares este martes, según el Ministerio de Educación. 

Los líderes indígenas declararon que aproximadamente 20 mil manifestantes marcharían hacia la capital a lo largo de los próximos días. El presidente de la Confederación de los Indígenas, Jaime Vargas anunció: “En este momento, nuestros pueblos y nacionalidades están movilizándose, avanzando a la ciudad de Quito para poder exigir y rechazar estas medidas que atropellan los bolsillos de todos los ecuatorianos”. 

El ministro de Defensa Oswaldo Jarrín recibió críticas por sus declaraciones el domingo, en las cuales advirtió que los manifestantes no deberían retar o provocar a las fuerzas armadas. En respuesta, el presidente del Frente Unitario de Trabajadores Nelson Erazo calificó que el ministro “Ha declarado la guerra al pueblo”. Erazo sostuvo que las manifestaciones no cesarán hasta que el gobierno logre cambiar sus políticas. Han convocado una huelga nacional para este miércoles.  

Manifestantes en el centro de Quito | Carlos García (Reuters)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.