Arrestan a famoso comediante de Myanmar incluido en lista negra

Las autoridades de Myanmar arrestaron hoy al comediante más famoso del país, dos días después de publicar una "lista negra" de artistas e intelectuales que apoyan la ola de protestas prodemocráticas que se producen en el país desde el golpe de Estado. perpetrado en febrero, ferozmente reprimidas y con un saldo de centenares de muertos.(Télam)

El comediante Zarganar fue sacado de su casa en Yangón por policías y soldados que llegaron en dos vehículos del Ejército, denunció el también comediante Ngepyawkyaw en su perfil de Facebook, informó la agencia de noticias AFP.

Zarganar, de 60 años, es un humorista cáustico y de lengua filosa que fue detenido varias veces desde que participó activamente en un fallido levantamiento popular de 1988 contra una dictadura militar anterior.

También es conocido por su trabajo social, especialmente en la organización de asistencia para las víctimas del ciclón Nargis en 2008.

Su arresto se produce dos días después de que la junta militar que gobierna de facto el país desde el 1 de febrero publicara una lista de 60 artistas a los que acusa de “difundir noticias que afectan la estabilidad del Estado”, un delito que tiene una pena de hasta tres años de prisión.

Al día siguiente esta lista fue ampliada, mientras la junta apela a la represión y la violencia para neutralizar una imponente ola de protestas callejeras contra el golpe.

No quedó claro de qué se ha acusado a Zarganar, cuyo nombre real es Maung Thura.

En el país siguen las protestas y muchos manifestantes y activistas continúan siendo arrestados todos los días, según denuncias en redes sociales.

En Mandalay, la segunda ciudad más grande del país, las fuerzas de seguridad utilizaron hoy granadas paralizantes y dispararon armas de fuego para interrumpir una marcha de trabajadores médicos.

Al menos 570 manifestantes y transeúntes, incluidos 47 niños, murieron en la represión desde el golpe de Estado, según la Asociación de Asistencia para Presos Políticos (AAPP), una ONG local.

También hoy, manifestantes derramaron pintura roja en las calles de Yangón para protestar contra la sangrienta represión de la junta militar, mientras una campaña de recaudación de fondos en línea para apoyar el movimiento se acerca los 10 millones de dólares.

Diez grupos rebeldes integrados por minorías étnicas de Myanmar manifestaron su apoyo al movimiento de protesta el fin de semana, avivando los temores de que el país pueda caer en un conflicto civil más amplio, en un “baño de sangre”, según advirtió la ONU.

El golpe de Estado y la represión han provocado la indignación y las sanciones de las potencias mundiales, y han llevado a varias empresas internacionales a suspender sus negocios con Myanmar.

Pero la presión aún no ha hecho mella en los generales, que han dado pocas muestras de dar un paso atrás en sus esfuerzos por reprimir las protestas.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.